scorecardresearch

Tranquilidad entre sirenas

Ana Pobes
-

Los vecinos vivieron ayer una jornada de normalidad a pesar de que a las 11.35 horas se activó la red de aviso de las ocho sirenas situadas en distintos puntos de la ciudad. La novedad fue el mensaje de alerta que se recibió en el móvil

Tranquilidad entre sirenas - Foto: Rueda Villaverde

Estela Chico duerme plácidamente. Son las diez y media de la mañana, y la alarma de una sirena le desvela. Es el mensaje de alerta de Protección Civil avisando que se realizará un simulacro en el complejo petroquímico de Puertollano activándose las ocho sirenas situadas en distintos puntos de la localidad y que ayer sonaron a las 11.35, 12.10 y 12.41 horas seguido de un mensaje de megafonía que tranquilizaba a los vecinos informando del ejercicio en las instalaciones de Repsol Química, donde la fuga de benceno, un producto inflamable, activó todas las alarmas de forma imaginable por riesgo químico.

Una secuencia de sonido que se escuchó en toda la ciudad, aunque todo el mundo era consciente de que en el Complejo Industrial, situado en la periferia, se trabajaba en un posible accidente. Era un simulacro, y así quedaba constancia en el mensaje de aviso de los móviles que se encontraban a esa hora en la ciudad industrial, en lo nueves paneles informativos y en los carteles instalados en distintos lugares como en el Instituto Leonardo Da Vinci.

Sirenas que sonaron bajo un ambiente de normalidad y tranquilidad. Un día de sosiego en el que los vecinos no dejaron de acudir a la Fuente Agria y de hacer sus rutinas diarias, como Dionisio Fernández, quien camina por el Paseo de San Gregorio como otro día cualquiera. «Esta mañana estaba desayunando cuando me ha sonado el móvil con el aviso de emergencia, pero no me ha sorprendido, porque ya lo estaba esperando», comenta. Y es que, la noche antes «un altavoz informaba del simulacro por la calles», señala Miguel Blanco, jardinero municipal. «Estábamos preparados», sentencia mientras sostiene la carretilla llena de malas hierbas.

Tranquilidad entre sirenas Tranquilidad entre sirenas - Foto: Rueda VillaverdeAunque para muchos era el primer aviso de simulacro, otros reconocieron que ya estaban habituados. Es el caso, por ejemplo, de Francisco José Rodríguez, quien lleva 21 años vendiendo cupones de la ONCE en el puesto situado frente al  mercado. «Desde hace unos diez años es frecuente que se lleve a cabo este actividad, aunque este año la novedad ha sido el mensaje de alerta», argumenta al tiempo que recuerda que el simulacro se ha estado anunciando a lo largo de toda la semana. Pero a pesar de eso, fue ayer el principal tema de conversación entre los vecinos, entre quienes lo habitual era observar el móvil tras recibir el mensaje de alerta.  

 

Más fotos:

Tranquilidad entre sirenas
Tranquilidad entre sirenas - Foto: Rueda Villaverde
Tranquilidad entre sirenas
Tranquilidad entre sirenas - Foto: Rueda Villaverde