Absuelto el exjefe de la Policía denunciado por una medalla

Pilar Muñoz
-

La Audiencia Provincial de Ciudad Real juzga que ni siquiera hay indicios en el delito que se le imputaba al entonces jefe de la Policía Local de Puertollano a raíz de una medalla no concedida a un agente municipal

El exjefe de la Policía, en la Audiencia, al inicio del proceso judicial del que ha sido absuelto - Foto: Foto Tomas Fernández

La Audiencia Provincial de Ciudad Real absuelve por "unanimidad" a Miguel Ángel Caballero, exjefe de la Policía Local de Puertollano y actualmente coordinador de Emergencias en la provincia, del delito de falsedad documental que le atribuía un agente municipal. Le pedían una condena de 4 años de cárcel y la inhabilitación especial por el mismo espacio de tiempo. 

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso La Tribuna, la acusación no se sostiene. Para el Tribunal, apreciando en conciencia las pruebas, los hechos denunciados son "simples conjeturas en cuanto a la falsificación de dicho documento por el acusado, sin que ninguna de las mismas, puedan venir a sustentar siquiera la categoría de indicios que, en una apreciación conjunta y racional, pudieran venir a acreditar la afirmada autoría material del denunciante en la falsificación objeto de inicial imputación y final acusación".

Los hechos se remontan a febrero de 2013 cuando Miguel Ángel Caballero en su condición de jefe de la Policía Local de Puertollano dirigió al concejal encargado de dicha policía, Jesús Caballero Buendía, un escrito mediante el que ponía en su conocimiento unos hechos ocurridos en los calabozos de la jefatura policial cuando dos agentes municipales evitaron que un conocido delincuente de ahorcara. Se remitió el escrito a los responsables del Ayuntamiento a efectos de una posible concesión por su parte de alguna condecoración o recompensa a  los dos policías locales conforme al Reglamento Interno de dicho Cuerpo policial. En el encabezado del documento figuraba "señora alcalde presidente", siendo entonces el primer regidor un varón y no una mujer. Y a esto se agarró uno de los agentes para llevar al banquillo a su jefe, al máximo responsable de la Policía Local de Puertollano. Pero antes de conseguir que el asunto llegará a la Audiencia Provincial, interpuso un recurso contencioso-administrativo que fue desestimando. 
El denunciante siguió adelante y la causa terminó en la Audiencia Provincial, que acaba de dictar sentencia absolutoria.

El exjefe de la Policía Local y actual coordinador de Emergencias en la provincia se mostró sereno y seguro de haber actuado conforme al reglamento y al dictado de su conciencia y honor. 

Según juzga el Tribunal de la Audiencia Provincial, no se ha aportado ningún dato relevante respecto a la acreditación de la falsificación, circunscribiéndose su contenido a la alegación de la existencia de unas supuestas animadversiones que habrían venido a motivar, según el procesado, la falsificación denunciada.
De hecho, el Tribunal "ha podido percibir en el plenario la existencia de un cierto deterioro en la relación personal y profesional por parte del agente denunciante hacia el acusado, que nos sitúa en la necesidad de acoger su declaración con evidente precaución, al margen de lo que constituyan hechos objetivos acreditados por otros medios probatorios". La Sala no olvida la utilidad del seguimiento de las actuaciones penales para el testigo denunciante, a fin de intentar soslayar la inicial desestimación de sus pretensiones ante el orden jurisdiccional contencioso-administrativo por la sentencia de fecha 22 de marzo de 2017 del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 2 de Ciudad Real.

Del resultado de la prueba practicada en la Audiencia, tal y como se ha venido valorando, "no puede erigirse en indicio incriminatorio la desaparición del original del documento, máxime cuando el concejal de Policía reconoció paladinamente haberlo recibido en fechas próximas al 21 de Febrero de 2013 del acusado, y desconocer su actual paradero, sospechando de su pérdida con ocasión de un cambio de despacho en junio de 2015 en el Ayuntamiento, al desplazarse de área de gestión; tésis esta que no puede entenderse descabellada.
El exjefe de la Policía Local de Puertollano tiene una hoja de servicio de 33 años sin mancha y en su haber ocho condecoracionesEl exjefe de la Policía Local de Puertollano tiene una hoja de servicio de 33 años sin mancha y en su haber ocho condecoracionesEn definitiva procede la absolución del procesado, sentencia el Tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. 
La crónica en torno a una medalla no concedida ha escrito su último capítulo en la Audiencia de Ciudad Real.
Uno de los dos agentes que evitaron que un delincuente se ahorcara en los calabozos ha estado 'peleando' al estimar que era merecedor de una medalla, que considera que se le negó porque el entonces jefe de la Policía Local no atendió su petición como él quería. 
Miguel Ángel Caballero, intendente jefe de la Policía Local, obró conforme al reglamento y en conciencia. Hubo un error tipográfico que el denunciante aprovechó para sentarle en el banquillo.

José Luis Ruiz, perito judicial informático, fue contundente en su exposición ante el Tribunal. Aseveró: "No ha habido modificación ni alteración en el oficio simple", remitido por el intendente jefe de la Policía Local, que únicamente tramitó el documento. La declaración del perito judicial corrobora científicamente lo argumentado por la defensa.
El abogado Pablo García-Minguillán, que ha ejercido la defensa, afirmó que no había caso. No había pruebas porque no había habido delito. El letrado afirmó en su alegato que todo obedece a un "resentimiento" porque no se le había concedido la medalla que pretendía el denunciante.

 

El honor de Caballero.
Miguel Ángel Caballero tiene una hoja de servicio de más de 33 años sin mancha. Una larga trayectoria reconocida con ocho medallas, una de ellas al mérito policial por salvar la vida de una persona en otra localidad, cuando asistía a un partido de fútbol. Otras son al mérito profesional, incluida una concedida por el Gobierno regional.
A pesar de ello, del reconocimiento de la gente y de sus propios compañeros, Miguel Ángel Caballero confiesa a La Tribuna que ha pasado un mal trago y que está mal por el gran daño moral que se le ha hecho y por el enorme dolor que han causado a su familia. "Siempre han creído en mí, como también la gente que me conoce. Me han apoyado y han sufrido muchísimo aun sabiendo que yo no había hecho nada", dice respecto a la denuncia interpuesta por el agente Carlos Carabaño. 
Miguel Ángel Caballero no alcanza a entender la fijación personal que el agente Carlos Carabaño tiene contra él. "Siempre he tratado bien a todo el mundo", asevera el exjefe de la Policía Local de Puertollano, puesto que dejó para asumir el cargo de coordinador de Emergencias en la provincia. "Ni los delincuentes me han tratado así", lamenta Caballero en relación a las denuncias del citado agente cuando no recibió la medalla.

En este sentido, remarca que no es atribución de un jefe de policía conceder o no una medalla, asunto por el que se vio envuelto en un pleito del que ha salido absuelto.
"Se ha dañado mi imagen, mi honor", asevera con dolor respecto al contencioso que le interpuso el agente (el juez lo desestimó) y al asunto penal que se ha ventilado en la Audiencia Provincial, que ha acabado dando la razón al exjefe de la Policía Local de Puertollano. Ha sido absuelto, su honor está fuera de toda duda.