Ciudad Real se sitúa alejada de los retos e la ONU

HIlario L. Muñoz
-
Imagen de archivo - Foto: Pablo Lorente

El Observatorio de la Sostenibilidad analiza los municipios españoles para conocer su relación con el desarrollo sostenible

Todas las ciudades españolas se encuentran obligadas a asumir como propios los retos de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y de la Nueva Agenda Urbana. El Observatorio de la Sostenibilidad, el organismo que se dio a conocer hace poco al remarcar el aumento de temperaturas en España, ha puesto el foco en estos cambios que tienen que producirse en las entidades locales y ha comparado la situación que presentan las 52 capitales de provincia. Lo ha hecho a través de 59 datos estadísticos que reflejan las propuestas y retos que la ONU plantea a los organismos y en las que Ciudad Real queda como la capital número 38 en cuanto al cumplimiento de estas medidas, con una nota de 2,872 sobre 5, dentro del aprobado. Vitoria es la capital con mejor puntuación, 3,729, mientras que Albacete, con un 3,070 es la capital de Castilla-La Mancha que más avanzada se encuentra para lograr el objetivo de ser sostenible.
«Se han buscado 59 variables en los que están los grandes temas de desarrollo sostenible», apuntó Fernando Prieto, doctor en Ecología y uno de los autores principales del estudio realizado por el Observatorio de la Sostenibilidad. Prieto recordó que se ha intentado realizar comparativas en varios bloques para mostrar las diferencias, tomando medidas acordes a cada población. Así, por ejemplo, el Observatorio de la Sostenibilidad realiza comparativas donde Ciudad Real es la 12 de 17 en el ranking de las capitales más pequeñas y la 17 de 24 al mirar solo aquellas que se ubican en el interior. El primer ranking está liderado por Huesca y el segundo por Burgos, declarada como la ciudad de interior más sostenible en la actualidad. «No existe una única variable para poder valorar si una ciudad es sostenible o insostenible», de ahí el empleo de tantos ítems, se indica en el estudio.
«Los rankings sirven para señalar las capitales que están haciendo mejor las cosas», comentó, por lo que la intención es realizar «una fotografía de toda España». De este modo se ha logrado analizar la situación de partida que se han encontrado los investigadores para que, por ejemplo, pueda haber un intercambio de información entre los municipios.
En los datos analizados hay elementos en los que Ciudad Real cuenta con muy buenas cifras en España. Por ejemplo, sobre una valoración de diez, Ciudad Real cuenta con menos emisiones por habitante en la comparativa con otros municipios y también presenta grandes cifras en elementos como la transparencia de la administración municipal, la esperanza de vida al nacer, los recursos propios con los que cuenta en los presupuestos municipales, el porcentaje de la población con nivel educativo medio o superior o la accesibilidad a plazas de educación infantil. Sin embargo, la capital suspende con muy baja nota en indicadores de sostenibilidad, ordenados de menor a mayor puntuación, como la brecha de género en la población activa, la participación en proyectos de cooperación, la superficie de espacio natural por habitante, el gasto medio por hogar en energía, el desempleo juvenil o el presupuesto de servicios sociales.
Una doble mirada. La propuesta de la asociación científica incluye además otro conjunto de estadísticas en dos bloques, en función de aspectos claves sobre la sostenibilidad, en los que Ciudad Real sale bien parada, en el puesto 12 de España. La renta media por hogar, el número de habitantes por hectárea de parque público, la participación en proyectos de cooperación, el reciclaje de papel y cartón, el número de viviendas vacías o el gasto familiar en educación, son elementos positivos para Ciudad Real. No obstante sale peor parada si se mira solo un segundo bloque de elementos asociados a la sostenibilidad como el acceso al transporte, la carestía de la vida o las emisiones difusas, donde es la capital número 39. «A partir de los datos utilizados por el Observatorio de la Sostenibilidad en su informe sobre Ciudades sostenibles 2018, las capitales de provincia españolas se ordenan en un doble gradiente integrado de sostenibilidad», indicó el profesor de Paisaje y Evaluación Ambiental la UCLM, Máximo Florín. «Se trata de datos de hace dos años como mucho», recordó Florín, al referirse sobre la importancia de cada uno de los aspectos y el análisis que realiza el Observatorio de la Sostenibilidad, del que se están buscando sus aplicaciones científicas.
En cuanto a elementos relacionados con la contaminación, Florín recordó que la capital sale mal parada en elementos como la contaminación. «El tráfico relativo que hay en la ciudad es bastante alto», apuntó, quien señaló por ejemplo la contaminación por partículas del tipo PM10.