scorecardresearch

Jueces dan la razón a un guardia en un pleito por una plaza

Pilar Muñoz
-

El agente de la Guardia Civil obtuvo la calificación de apto para guía de perros detectores de explosivos y optó en 2018 a una plaza que no se le ha reconocido hasta ahora

Imagen de archivo de un guardia civil de los Tedax - Foto: Pablo Lorente

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha dado la razón al abogado ciudadrealeño Pedro García Valdivieso en un pleito por una plaza vacante de la Guardia Civil que solicitó un agente y que no le fue concedida. El letrado ha defendido al guardia civil, afiliado a la Asociación Unificada de Guardias Civiles, al considerar que reunía los requisitos para acceder a la plaza convocada.

El agente aprobó el curso para guía de perros detectores de explosivos y decidió optar al puesto, pero a raíz de ello hubo que iniciar una ‘pelea’ en los tribunales de la mano del abogado Valdivieso para que se le reconociera los méritos y poder acceder a dicha plaza.

El guardia civil solicitó la plaza y no se le concedió sin conocer el motivo hasta que llegaron a los tribunales, ya que no contestaron a los recursos interpuestos.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso La Tribuna, para acceder a la plaza vacante había que tener un curso realizado y el agente «lo tenía». Terminó el curso justo unos días antes de que finalizase el plazo para presentar la solicitud.

Concluyó el curso con la calificación de apto, pero no se le concedió el puesto. Empezaron a interponer recursos, ya que el abogado estaba convencido de que cumplía los requisitos para acceder a la plaza vacante habida cuenta del curso y haber obtenido la citada calificación de apto para desempeñar el trabajo de guía de perros detectores de explosivos. Sin embargo, desde las altas instancias de la Guardia Civil mantenían que se había presentado fuera de plazo. Pero sobre todo, explican fuentes jurídicas, porque aun habiendo terminado el curso de aptitud y estando la resolución por la que se le declaraba apto, sostenían que había finalizado el plazo para optar a la convocatoria. Todo ello porque se había publicado en el Boletín Oficial del Cuerpo unos días después. La resolución por la que se le declaró apto es de 17 de septiembre de 2018 y la Guardia Civil la publicó el día 30 de ese mes diciendo que por resolución de fecha del 17 el agente había obtenido la calificación. Así las cosas, la defensa del guardia, perteneciente a la Asociación Unificada de Guardias Civiles, mantenía que, con independencia de que la resolución fuera publicada el 30 de septiembre, desde el 17 el agente reunía los requisitos para acceder a la plaza vacante.

Ahora, según ha podido saber este diario, el Tribunal les ha dado la razón. Ha estimado parcialmente el recurso interpuesto y ha anulado la atribución del destino.