scorecardresearch

El Ateneo de Almagro aborda el cambio climático

La Tribuna
-

La viceconsejera de Medio Ambiente del Principado de Asturias, Nieves Roqueñí Gutiérrez, fue la invitada a esta jornada

Nieves Roqueñí Gutiérrez (segunda por la derecha), junto a autoridades locales y miembros del Ateneo. - Foto: LT

El Ateneo de Almagro (http://www.ateneodealmagro.org) ha organizado, a través de su Sección de Ciencia y Tecnología, una nueva conferencia sobre "Cambio climático: actuar y adaptarse". Para la ocasión ha contado como invitada de excepción con la doctora Nieves Roqueñí Gutiérrez, profesora de la Universidad de Oviedo y actual viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático del Principado de Asturias.

El acto dio comienzo con las palabras de bienvenida y agradecimiento de José Antonio Prieto, presidente del Ateneo de Almagro, que también enfatizó la meritoria y solvente trayectoria docente e investigadora de la invitada. Prosiguió con el saludo de Daniel Reina, alcalde de Almagro, el cual destacó la satisfacción de poder contar en la ciudad con la viceconsejera Roqueñí a la hora de abordar un tema de preocupación global pero, a su vez, de gran interés local en el territorio del Campo de Calatrava. Del mismo modo, el alcalde aprovechó la ocasión para felicitar al Ateneo de Almagro por esta nueva iniciativa.

Finalmente, el profesor Francisco Jesús García Navarro, coordinador de la Sección de Ciencia y Tecnología de la institución cultural almagreña, tomó la palabra y fue el encargado de la correspondiente 'laudatio'. Así, entre los muchos méritos atesorados por la invitada, quiso hacer referencia especialmente a su larga y sólida trayectoria docente e investigadora como doctora Ingeniera de Minas, con participación muy activa en numerosos proyectos nacionales y europeos tanto en el ámbito universitario como en la transferencia de conocimiento al sector empresarial. Por lo demás, destacó que en distintas etapas de su carrera profesional ha asumido responsabilidades en la administración pública hasta llegar al momento presente en que está al frente de la Viceconsejería de Medio Ambiente y Cambio Climático del Principado de Asturias.

La viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático del Principado de Asturias.La viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático del Principado de Asturias. - Foto: LT

Durante una hora y media aproximadamente, y de manera muy instructiva y didáctica, la conferenciante analizó con detalle y rigor el tema propuesto. Al respecto, tomó como punto de partida la situación actual del planeta analizando la evolución de determinados indicadores desde principios del pasado siglo hasta llegar a este momento. Entre otros, la subida global de la temperatura en la tierra, las alteraciones de las precipitaciones y sus consecuencias hídricas o el fenómeno de la desertización, fueron puntos de obligada referencia en el desarrollo de su intervención. Todo ello, apoyándose en sólidas investigaciones tanto europeas como norteamericanas y, a su vez, contando con datos estadísticos contrastados que, a la postre, permiten aventurar un cambio considerable en nuestro modo de vida durante las próximas décadas. El reto de la sostenibilidad del planeta con una curva demográfica que ha desbordado todas las previsiones en el último siglo fue materia de exhaustiva explicación tras la visión panorámica con que abrió su intervención.

La doctora Roqueñí explicó además las actuaciones que podemos hacer como sociedad para frenar el cambio climático, entre las que se encuentran: descarbonizar las ciudades; utilizar la economía circular; y cambiar los hábitos de movilidad, los hábitos de consumo y los hábitos energéticos.

Para finalizar su intervención, la viceconsejera se centró en las consecuencias que puede acarrear el cambio climático en España si no se actúa pronto: incremento de las temperaturas, descenso de las precipitaciones y descenso de los recursos híbridos disponibles. Unas consecuencias que afectarán a la agricultura, a la ganadería y a la desertificación, a lo que se le suma la pérdida de playas en el Cantábrico y zonas bajas costeras, lo que perjudicará a la biodiversidad, al turismo y, en definitiva, a la salud de los seres vivos debido a la contaminación atmosférica. Unos efectos que se pueden prevenir si se incluye el factor climático en la toma de decisiones, tanto personales como públicas. La sociedad civil, la academia, los jóvenes, las empresas, los gobiernos y la ciudadanía debemos actuar juntos y tomar conciencia.