scorecardresearch

La salud mental pasa por una situación crítica

La Tribuna
-

Los profesionales de psicología reclaman a las administraciones «planes de choque coherentes que nos ayuden en la vida real»

La salud mental pasa por una situación crítica - Foto: Diario de Burgos

El coronavirus, el confinamiento, las restricciones y la crisis económica derivada de la pandemia han provocado un importante repunte de los problemas psicológicos en nuestra sociedad, sobre todo entre los adolescentes. El debate sobre la salud mental es de calado y está sobre la mesa, pero los profesionales reclaman ir más allá y exigen medidas concretas, inmediatas y dotadas de presupuesto para hacer frente a las situaciones complejas que están aflorando.

«La pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de las personas de encontrar mecanismos de adaptación a la situación de incertidumbre y miedo provocada por la enfermedad, las muertes que se están produciendo y la crisis económica», explica María Dolores Gómez, decana del Colegio de la Psicología de Castilla-La Mancha, que hace hincapié en que «el estrés exterior ha sido tan grande (el de ahora tampoco se queda corto) que los cimientos que sostienen a las personas se mueven un poco y se generan manifestaciones de malestar psicológico».

Destaca, especialmente, el aumento de problemas detectado entre los jóvenes, con un notable incremento de las consultas, lista de espera de hasta seis meses para atender estos casos y la demanda de ayuda por parte de los centros educativos, porque «se están produciendo situaciones de autolesiones, ideas suicidas, dificultades por el estrés, depresión, anorexias muy graves...». «Son situaciones que a los docentes y orientadores no les corresponde atender», enfatiza.

En este escenario, María Dolores Gómez reclama la puesta en marcha de «planes de choque coherentes, que tengan continuidad en el tiempo y nos ayuden en la vida real», porque «la atención psicológica tiene que ser universal y es un derecho de los ciudadanos». Solicita medios humanos en los espacios más cercanos a la población, como son los centros de salud y los centros educativos. «En muchas ocasiones nos encontramos con alteraciones psicológicas que derivan en problemas en un momento determinado, no enfermedades mentales incurables, pero si no se afrontan, si no se interviene pronto, se pueden patologizar», apostilla.

La decana del Colegio de la Psicología de Castilla-La Mancha habla, en concreto,  de psicólogos educativos y personal en Atención Primaria, «para que la población pueda acceder rápidamente y sea atendida por profesionales de forma temprana, una atención preventiva inmediata, para que no tengan que esperar siete meses o acudir a una consulta privada, el que pueda costearlo».

María Dolores Gómez reconoce que la pandemia de coronavirus es el escenario más complejo al que se ha enfrentado la profesión. Lo fue durante una primera etapa con la intervención preventiva de profesionales sanitarios y en centros de mayores, y lo es también ahora con todo lo que ha arrastrado esta enfermedad. «Ha pasado igual en otros ámbitos de la sanidad, con otras patologías, porque  la COVID lo copó todo», sentencia.