scorecardresearch
Antonio Pérez Henares

PAISAJES Y PAISAJANES

Antonio Pérez Henares


Arruinar a quienes nos alimentan

09/09/2022

A Yolanda Díaz se le ha ocurrido que para combatir la crisis y la inflación hay que prohibir por decreto ley, eso siempre, que no pueda subir el precio de los alimentos. Es una medida muy soviética, bolivariana, y que así, de entrada, suena a todos muy bien. Es la mar de progresista.
Para ponerla en marcha, además, lo de que sea ilegal, que lo es según nuestras leyes y las europeas es pura filfa ¡total ciscarse en una más que importa!, se dice que se va a contar con todos los sectores afectados. Con todos menos uno, que, ¡qué cosas!, resulta que son los primeros y principales implicados, los agricultores y los ganaderos, los que producen los alimentos.
Con estos el desprecio ha sido tan total que ni siquiera se ha hablado con el ministro de Agricultura. Como si no existiera y la verdad es que parece que en este Gobierno no él pobre Planas, sino el sector primario, el campo, no cuenta para nada, se le desprecia de la manera más rotunda y cuando se trata de algo que le compete más que a nadie no solo no se le escucha, sino que ni siquiera se le deja hablar.
 El campo productivo está al límite. Están teniendo que vender sus productos por debajo de lo que les cuesta producirlos. Todos los precios les han subido, los piensos, los abonos el gasoil. Todo ha subido y ahora se pretende que los únicos precios que no pueden subir sean lo que ellos producen. ¿Saben lo que eso significa? Pues lo que está significando ya. La ruina de las explotaciones agrarias y ganaderas. ¿Saben que cada día se están sacrificando vacas de leche porque es insostenible el mantenerlas y se las vende para carne? ¿Saben el nivel de endeudamiento que están soportando los labradores tras una cosecha además desastrosa y que aún va a ser peor en lo que queda? Hablo del olivo, por ejemplo. La cosecha va a ser hasta un 30% o incluso peor, menos que la del año pasado. ¿Se prohibirá entonces que suba el aceite?
 Algo así simplemente significa el arruinar a quienes producen lo que comemos. ¿Lo importamos todo, y entonces ya dejamos, que lo estamos haciendo ya, parámetros ecológicos y sanos? ¿Para qué labrar, sembrar y pastorear? ¿Lo dejamos todo para postal de fin de semana y que vengan a relajarse los urbanitas a la España Vaciada, como gustan de insultar al llamarla así, y que sea ya verdad?
 En suma, que una vez más nos encontramos en lo de siempre. Que el Gobierno, es el gobierno y no vale eso de que a nosotros no es que nos guste, pero…, al campo y a las gentes que viven en él y de él lo considera habitado por ciudadanos de segunda y eso si no les llama fascistas cuando se les ocurre protestar.
Y no solo al Gobierno le pasa, me temo. La soberbia y el desprecio contra nuestro medio rural y contra quienes perseveran en él, es muy 'trasversal'.

«El campo productivo está al límite. Están teniendo que vender sus productos por debajo de lo que les cuesta producirlos»

ARCHIVADO EN: Vladimir Putin, España