scorecardresearch

La Carta Puebla, de viaje tres décadas después

Manuel Espadas
-

El emblemático documento fundacional de Ciudad Real, que no salía de la capital desde que fue mostrado en la 'Expo 92', será exhibido en Toledo junto a varias piezas del Museo Provincial

Valeriano Villajos manipula la urna en la que está expuesta la Carta Puebla en el Museo López Villaseñor. - Foto: Rueda Villaverde

Toledo prepara con esmero una de las exposiciones más importantes que se recuerdan, con piezas que llegarán procedentes de lugares como los museos del Louvre y del Prado, el Palacio Real, el Monasterio del Escorial, la Catedral de Santiago, la Alhambra de Granada, el Vaticano, y las bibliotecas nacionales de España, Francia o Gran Bretaña. Se trata de la muestra ‘Alfonso X. El legado de un rey precursor’, que acogerá el Museo de Santa Cruz, de marzo a junio de 2022, con motivo de la conmemoración del VIII centenario del nacimiento de Alfonso X El Sabio en la ciudad imperial. Y en esta exposición no faltarán varios bienes procedentes de Ciudad Real, entre ellos el documento fundacional de la capital, la Carta Puebla, otorgada en 1255 por el rey de Castilla al entonces concejo de Villa-Real. Será la tercera vez en la historia que este emblemático pergamino salga de la ciudad, algo que no sucedía desde hace 30 años, en 1992, cuando se incluyó en la Exposición Universal de Sevilla. La primera vez que salió de Ciudad Real fue en 1984, precisamente en el mismo lugar al que viajará ahora, el Museo de Santa Cruz de Toledo, en aquella ocasión con motivo del séptimo centenario de la muerte de Alfonso X.

Además de la emblemática Carta Puebla, el Ayuntamiento de Toledo ha requerido hasta 13 piezas de la época que se exhiben en el Museo Provincial de Ciudad Real, todas ellas procedentes del yacimiento de Alarcos: una espada, puntas de lanza y de flecha, un estribo, una nuez de ballesta, un proyectil y un acicate o espuela.

La cesión de estos bienes se realizará bajo un exhaustivo contrato por parte del Ayuntamiento de Toledo, por el que se compromete a su custodia y cuidado, y están cubiertos por un seguro privado especial para el evento. Un seguro que ha valorado en 15.000 euros el coste de una posible restauración por daños de la Carta Puebla, y en 5.250 euros las 13 piezas que pertenecen a la colección del Museo Provincial de Ciudad Real. En total, toda la exposición estará asegurada por un montante de 97,8 millones de euros.

La Carta Puebla, de viaje tres décadas despuésLa Carta Puebla, de viaje tres décadas después - Foto: Rueda VillaverdeMáxima seguridad

La cesión y el traslado de piezas para su exhibición en exposiciones temporales es un procedimiento habitual, aunque en el caso de la Carta Puebla sí se trata de un hecho bastante singular. Su transporte a Toledo, así como el de las piezas que procederán del Museo Provincial, se realizará bajo unas estrictas medidas de seguridad y de control. De hecho, un funcionario de la institución de procedencia dará fe de toda la cadena operativa, desde que las piezas se embalan en Ciudad Real en las cajas para transportarlas hasta que se cierra la vitrina donde van a estar expuestas en Toledo. Es la figura del ‘correo’, obligada en este tipo de préstamos. Valeriano Villajos, jefe del Archivo Municipal de Ciudad Real, será el encargado de comprobar que todo el proceso de manipulación de la Carta Puebla es el correcto, incluidas las condiciones exigidas para su exposición al público en Toledo (una temperatura de entre 18 y 24 grados, una humedad entre el 45 y 60% y una iluminación no superior a los 50 luxes).

Afortunadamente, no es nada habitual que se tenga que ejecutar el seguro por deterioro o extravío de las piezas cedidas en estas situaciones. Pese a ello, Villajos confiesa que «no me gusta que salga de aquí». «Si algo saliera mal, sería un disgusto para nosotros primero, pero, sobre todo, un gran perjuicio para la ciudad», afirma el director de los museos de la ciudad, Francisco Javier López, quien destaca que, como tal, «a la Carta Puebla no se le puede asignar un valor, es un documento único». Eso sí, ambos reconocen que el poder exhibir este histórico documento en una exposición como la que se está organizando en Toledo «es un motivo de orgullo y una forma de poner en valor la historia y el patrimonio» de Ciudad Real.

A la espera del tercer viaje de su historia, la Carta Puebla sigue expuesta en el Museo López Villaseñor, en la muestra del VI centenario de la conversión de villa en ciudad.

La Carta Puebla, de viaje tres décadas despuésLa Carta Puebla, de viaje tres décadas después - Foto: Rueda Villaverde 

Más fotos:

La Carta Puebla, de viaje tres décadas después
La Carta Puebla, de viaje tres décadas después - Foto: Rueda Villaverde
La Carta Puebla, de viaje tres décadas después
La Carta Puebla, de viaje tres décadas después - Foto: Rueda Villaverde
Puntas de lanza y flecha y una espada expuestas en el Museo Provincial en la muestra 'La Caza'.
Puntas de lanza y flecha y una espada expuestas en el Museo Provincial en la muestra 'La Caza'. - Foto: Rueda Villaverde
La Carta Puebla, de viaje tres décadas después
La Carta Puebla, de viaje tres décadas después - Foto: Rueda Villaverde