scorecardresearch
José Luis Loarce

Con Permiso

José Luis Loarce


Infantes contemporáneo

26/10/2021

Como si los mapas y las geografías provinciales se hubieran agitado en una coctelera de distancias, y de pronto lo cercano estuviera muy alejado y lo que antes parecía a trasmano se nos apareciera a la puerta misma de casa, hay lugares que se rebelan (con b) contra el tiempo y se nos revelan (con v) en su suerte de laboratorio mágico. Así me ha ocurrido con Villanueva de los Infantes, tan barrocamente bella, tan quevedescamente enjalbegada de luz, tan afortunadamente alejada de disputas cervantinas. Tan cerca de pronto. Tan contemporánea, aunque esté celebrando los 600 años de su fundación como ciudad.
No sé si los pueblos duermen en su pasado, y se acunan en una historia dorada que siempre mueven otros, o es que despiertan porque su gente abre ojos nuevos y reclaman otra suerte de venturas. Así el viajero, no dejará de asombrarse cada vez que llega a su Plaza Mayor, a San Agustín con su Rectorado, o a Santo Domingo, o pasea por el asombro de la calle Cervantes, o descubre que a los escudos y linajes en piedra no les estorban ya los horribles cableados que tachan tantas calles de tantos sitios o le enseñan por primera vez retablos tan bellos y desconocidos como los de la austera iglesia del Convento de Franciscanas.
Infantes y sus palacios. Infantes y sus portadas. Infantes que rompe en Renacimiento tardío, como en su Alhóndiga —donde uno ha ido siempre, a caballo de libros y presentaciones— o que irrumpe cada otoñada con esa Ruta de los Patios que acaba desbordando a cualquiera en rutas literarias, escénicas e incluso gastros, y que ha hecho reabrir para la ocasión patios como el de los Fernández Buenache, en el haber sentimental de los infanteños y necesitado de su rehabilitación. 
Pero hay también un Infantes actual, donde, además de volver a fotografiar una vez más el elegante esquinazo la Casa de la Pirra, de balconada corrida y circular como un púlpito (tan popular, con sus macetas, frente al otro bello púlpito en alabastro de San Agustín), los pasos se encaminan obligados a su flamante Museo de Arte Contemporáneo, anteriormente Mercado municipal: espacio diáfano, con muchas posibilidades expositivas, que alberga estos meses la muestra 'Instantes decisivos. Colección Julián Castilla' (dentro del festival PHoto España 2021), una selección de fotografía histórica desde el siglo XX a la actualidad que por sí misma hace obligatorio el viaje.
Infantes, hurtada al olvido del tiempo, acabará volviendo del revés la frase del escritor Víctor de la Serna y tal vez Santillana del Mar acabe siendo 'la Infantes de Cantabria'.