Personal de La Mancha Centro habla de «auténtica pesadilla»

D. R.
-

El personal sanitario asegura que la situación real no se corresponde con las afirmaciones de las autoridades sanitarias y que los trabajadores están exhaustos física y mentalmente.

Personal sanitario en Urgencias del Hospital La Mancha Centro, en marzo. - Foto: Rueda Villaverde

«Hemos vivido desde hace más de quince días, casi veinte, una auténtica pesadilla. Llevo muchos años de ejercicio y jamás había visto algo como esto. Ha desbordado absolutamente todo y todas las previsiones desde todos los puntos de vista». Así de contundente se muestra un médico del Hospital La Mancha Centro, de Alcázar de San Juan, tras ser preguntado por este diario sobre su día a día desde el inicio de la crisis del coronavirus.
Este profesional sanitario, que prefiere no dar su nombre, reconoce que desde esta semana la situación ha cambiado «sustancialmente» respecto a días anteriores, con una frecuencia de hasta 400 ingresos en un solo día en el citado complejo hospitalario, que apenas tiene más de 200 camas. Es por ello que afirme que «no queremos aplausos, que los agradecemos enormemente sobre todo los que nos llegan de los ciudadanos, solo que no queremos que desde las autoridades se digan mentiras».
Hace referencia a las explicaciones que en estos días de atrás han dado las autoridades sanitarias de la comunidad autónoma, sobre todo en relación a los equipos de protección individual (EPI) y material sanitario. «Quien haya vivido esta situación, sabe que no es cierto lo que se está diciendo. Estamos arriesgando nuestra salud y la de nuestras familias, y la realidad dista mucho de lo que dicen los políticos, ya que no se hacen test a todos los facultativos y personal sanitario», asegura este médico que añade que «no hemos estado con la protección adecuada». Y añade que «no nos ha sobrado nada y nos ha faltado de todo, por eso agradecemos a todos los que se han volcado para darnos todo lo que tenían, como empresas, asociaciones, vecinos... Ha sido impresionante. Esto está siendo muy duro y nos está pasando una factura muy alta».
Este facultativo del Hospital La Mancha Centro, el primero de la provincia de Ciudad Real en número de pacientes ingresados con coronavirus y tercero de Castilla-La Mancha con un total de 350, también hace hincapié en el agotamiento «tanto físico como anímico» de todo el personal del centro y añade que «emocionalmente ha sido muy duro porque hemos visto fallecer mucha gente, y además viéndolo con total impotencia y sin apenas darte tiempo para reaccionar. Y también afecta mucho ver que los pacientes mueren estando solos, y luego al llamar a la familia y demás te encuentras historias terribles. Es terrible comunicar algo de este tipo mientras la gente te está dando las gracias al otro lado de la línea telefónica».
Por último, este médico hace hincapié en que «la afluencia de pacientes ha sido altísima en el Hospital La Mancha Centro, sobre todo en Urgencias, con una frecuentación absolutamente inhabitual y triplicando lo habitual, y en ocasiones cuadruplicando. En Urgencias hemos ido cambiando nuestra forma de funcionar acorde a los acontecimientos y hemos tenido que ir ganando espacios para pacientes de COVID-19, puesto que había que dejar espacio para otros pacientes. Nos hemos ido adaptando sobre la marcha, y aún así nos ha desbordado. Y en cuanto al personal, todo el personal sanitario del Hospital, todo el personal, se ha volcado al 300 por cien con todo lo que hemos ido sabiendo y pudiendo; aún así, jornadas extenuantes, tanto desde el punto de vista físico como emocional.


Junta de personal. Por otro lado, la Junta de Personal del Área Sanitaria Mancha Centro emitió ayer un comunicado en el que asegura que tanto en los hospitales como en los centros de salud los equipos de protección individual «han sido totalmente insuficientes y escasos» desde que comenzó la pandemia, lo cual «pudiera conllevar que los trabajadores se contagiasen y fuesen a su vez vectores de contagio para los demás, lo que ha conllevado multitud de bajas viéndose mermada la capacidad asistencial hacia pacientes y usuarios». En base a ello, se pide ayuda a los «organismos competentes».