scorecardresearch

La España de Marchán y Sánchez-Migallón no puede con Dinamarca

La Tribuna
-

Los 'Hispanos' ceden por 39-31 ante los actuales campeones del mundo en la primera jornada de la EHF Euro Cup 2014

Rubén Marchán, entre dos defensores. - Foto: Lars Moeller

Derrota de España ante Dinamarca (39-31; 19-16 en el descanso) en el partido disputado en el Royal Arena de Copenhague, correspondiente a la Jornada 1 de la EHF EURO Cup 2024. La aportación de los ciudadrealeños Rubén Marchán (2 goles) y Miguel Sánchez-Migallón (1) no fue suficiente para superar a los actuales campeones del mundo, en un partido en el que los hermanos Dujshebaev, Dani (5 goles) y Álex (4), brillaron en ataque.

Aleix Gómez estrenaba el casillero de los 'Hispanos' en el recinto de la capital danesa, lleno para disfrutar de este gran partido entre dos de las mejores selecciones del planeta. Jordi Ribera planteaba de inicio una defensa 6:0 para frenar el empuje ofensivo danés, y en ataque Ian Tarrafeta se mostraba clarividente en la dirección de juego y resolutivo a la hora de ver portería, anotando dos goles consecutivos (3:3).

Tras este primer parcial de tanteo, Dinamarca aumentaba una marcha y sacaba a relucir todo su arsenal ofensivo: Mathias Gidsel -6 goles en la primera mitad- se convertía en una auténtica pesadilla para la defensa española, eléctrico en todo momento; todo ello, apoyado en unos Mikkel Hansen y Rasmus Lauge Schmidt que lograban también hacer año en los uno contra uno. El resultado era un parcial de 4:0 (8:4) que obligaba a Jordi Ribera a pedir tiempo muerto.

El ritmo del partido era muy elevado, y los guarismos en el marcador lo reflejaban. Los Hispanos trataban de aminorar la marcha en el posicional, mientras Dinamarca aprovechaba cada situación de transición para golpear. Adriá Figueras rompía la dinámica negativa española, y tras un breve intercambio de golpes, dos goles de Kauldi Odriozola y Dani Dujshebaev acercaban de nuevo al combinado nacional (12:9).

Las rotaciones aportaban frescura al ataque danés, y por medio de Simon Pytlick los locales obtenían una nueva máxima ventaja (16:10). En ese instante, una superioridad numérica a favor de España, seguida de un cambio de defensa a 5:1 con Álex Dujshebaev en el avanzado, provocaba un cambio de guion: tres goles consecutivos, dos de ellos a portería vacía, devolvían la diferencia de tres, que llegaría a ser dos (18:16) tras un nuevo tanto de Odriozola desde los 7 metros.

El cambio defensivo y la entrada de Sergey Hernández parecían modificar la dinámica de esta primera mitad. Atrás se mejoraban las prestaciones, y en ataque solo Niklas Landin impedía que los registros de los Hispanos fueran mayores, con buen rendimiento tanto de la unidad que salía de inicio como de los refuerzos posteriores. Al descanso, 19:16 para Dinamarca, pero el encuentro no estaba ni mucho menos decidido.

En la reanudación llegaba un nuevo arreón de Dinamarca, que no quería sorpresas ante su afición. Apretando en defensa y con Landin que seguía aumentando sus números bajo palos, los nórdicos lograban un parcial de 6:2 y ventaja de siete (25:18). El seleccionador nacional volvía a pedir tiempo muerto ante esta situación adversa.

Jordi Ribera apostaba en ese momento por jugar la carta del 7 contra 6, con Rubén Marchán y Gedeón Guardiola en el doble pivote. El intercambio de golpes en ambas áreas, sin embargo, no favorecía los intereses de los Hispanos, que encontraban respuestas en la ofensiva por medio, de nuevo, de Kauldi Odriozola y Dani Dujshebaev. Alcanzado el ecuador del segundo acto, la selección española continuaba por debajo en el electrónico (29:23).

La velocidad del partido seguía siendo altísima, y los goles caían con mucha rapidez en las dos porterías. Ian Tarrafeta y Álex Dujshebaev tomaban las riendas del ataque español con varias decisiones acertadas, y Ángel Fernández anotaba su primer gol en un duelo en el que cumplía sus 100 internacionalidades con los Hispanos. Los minutos pasaban sin apenas cambios tanto en el marcador como en la pista, y los errores en la circulación de balón provocaban que Dinamarca anotase varios tantos a portería vacía, abriendo un poco más la brecha (36:27).

Finalmente, España caía por 39-31 en Copenhague, cediendo en su primer compromiso en la EHF EURO Cup 2024. Ahora, la selección viajará mañana hasta Jaén, vía Málaga, para concentrarse en la ciudad andaluza y comenzar a preparar el segundo partido de la semana: será en el Olivo Arena ante Alemania, el próximo sábado 15, a las 20:15 h. (Teledeporte).