El Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuerta

Ana Pobes
-

El Consistorio, por primera vez en 30 años, ha llevado a cabo labores de limpieza en las dos zonas de baño del río con un cauce seco. La CHG autoriza el proyecto

El Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuerta - Foto: Rueda Villaverde

El río Bullaque sigue siendo la niña bonita de El Robledo. Se trata de uno de los principales atractivos de la localidad, por lo que no es de extrañar que el Ayuntamiento dedique parte de sus esfuerzos a su mantenimiento y conservación. Así, con ese objetivo como bandera tiene previsto construir una compuerta en el azud (muro grueso y generalmente más pequeño que una presa) para evitar la alta acumulación de lodos en las dos zonas de baño, en concreto la que está cerca del azud y la conocida como la de Las Arenillas. 
La Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) y la delegación provincial de Medio Ambiente han autorizado su instalación, por lo que el Consistorio trabaja ahora con los técnicos en un proyecto de ejecución que cumpla con todos los requisitos establecidos. Aunque de momento no hay una fecha para el inicio de las obras, los técnicos se reunirán hoy con responsables de la CHG y la próxima semana con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para avanzar y detallar la iniciativa. 
La alcaldesa del municipio, Elena Tamurejo, recuerda, en declaraciones a La Tribuna, que el azud, de casi dos metros de altura, se construyó hace más de tres décadas sin ningún sistema de desagüe, lo que está ocasionando el acopio de lodos y sedimentos. Y eso, lamenta, provoca «el deterioro del río Bullaque, acentuado por la sequía y la falta de mantenimiento del caudal». Por ello, y ante esta situación, la idea de instalar una compuerta conllevaría a que «en las épocas de crecidas del río se abriera para evitar la masiva acumulación de sedimentos», por lo que es «una solución necesaria», insiste. 
El Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuertaEl Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuerta - Foto: Rueda Villaverde«No tenemos otra cosa que el río. Él es el que da la vida al pueblo, imprescindible para la agricultura y la ganadería, y es nuestro principal atractivo turístico», señala. Y fiel reflejo de ello es que cada 31 de diciembre decenas de personas desafían las bajas temperaturas para zambullirse en las aguas de este río. Una tradición que llevan realizando desde 1995 para reivindicar un río vivo. Desde entonces, el río siempre ha tenido agua, salvo en 2017, año en el que el río se quedó sin agua y los vecinos tuvieron que bañarse con cubos, en una escasas charcas de agua que quedaban en la zona de baño.
A día de hoy, «el río está como un camino y solo hay una pequeña charca en una de las zonas de baño». La actual situación por la que atraviesa el Bullaque, en el que la enorme sequía ha provocado el rápido descenso del caudal, llevó al Consistorio a conseguir los permisos necesarios para poder llevar a cabo los trabajos de lodos, algo que «se ha hecho por primera vez después de 30 años». Al encontrarse el cauce totalmente seco, su retirada se ha podido realizar con maquinaria «siendo el impacto ecológico y el coste mucho menor». Los trabajos, ante las posibles lluvias que pudieran registrarse en los próximos días, se han llevado a cabo «fácilmente y en el menor tiempo posible provocando un impacto mínimo», señala la regidora de El Robledo. Así, en apenas tres días se han podido finalizar las labores de limpieza en un tramo de 400 metros. «Desde que nos pusimos al frente del Ayuntamiento, siempre ha sido uno de nuestros principales objetivos. Parecía un sueño ver las máquinas quitando el lodo, la alegría no se puede describir», comenta Tamurejo. 
Y es que, tanto la limpieza como la instalación de la compuerta son dos iniciativas «necesarias», ya que la acumulación de lodos es «tan grande que estaba provocando la pérdida de nuestras zonas de baños y nuestro río tal y como siempre lo hemos conocido». 
El Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuertaEl Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuerta - Foto: Rueda VillaverdeEl río Bullaque, afluente del Guadiana, nace aguas arriba del Parque Nacional de Cabañeros y recorre unos cien kilómetros de la geografía manchega.


Más fotos:

El Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuerta
El Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuerta - Foto: Rueda Villaverde
El Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuerta
El Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuerta - Foto: Rueda Villaverde
El Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuerta
El Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuerta - Foto: Rueda Villaverde
El Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuerta
El Robledo evita los lodos en el Bullaque con una compuerta - Foto: Rueda Villaverde