Un retrato con mil historias reflejadas

IRINA CARNICERO
-

Alfonso Cuarón describe 'Roma', disponible en Netflix' y bendecida en los últimos Oscar, como "períodos que asustan a las sociedades" y "momentos en la vida que nos transforman como individuos"

Un retrato con mil historias reflejadas

“El tiempo y el espacio nos limitan, pero también definen quiénes somos, creando vínculos inexplicables con aquellos que fluyen con nosotros[…]”. Alfonso Cuarón resume así su largometraje Roma, uno de sus trabajos más distinguidos y que más ha dado que hablar. Ahora explica una historia muy cercana a él y diferente a sus precedentes, en contenido y en forma.
Roma retrata la vida de principios de la década de los 70 en México desde la perspectiva de Cleo, una empleada del hogar de una familia de clase media residente en colonia Roma, interpretada por Yalitza Aparicio. En otro foco, se presenta un personaje parecido a ella pero de diferente clase social, y es Sofía, encarnada por Marina de Tavira, madre de la familia y jefa de Cleo.
Ambas mujeres trabajan fielmente para su familia y viven en una situación personal y social convulsa que las obliga a adaptarse para sobrevivir. Aquí los recursos económicos son claves para aligerar estas cargas, pero algunas clases no tienen ese privilegio. Así pues, el paralelismo entre las dos figuras femeninas principales da pie a una crítica social y económica. Sin embargo, Cuarón muestra elementos y situaciones ambiguas para que la audiencia debata sus propias conclusiones.
Un retrato con mil historias reflejadasUn retrato con mil historias reflejadas - Foto: Cabe destacar la señalada actuación de Yalitza Aparicio, ya que no es actriz profesional, sino una maestra de origen mixteco de Oaxaca. Aparicio no ha recibido formación en artes escénicas, pero eso no la ha frenado para realizar una conmovedora interpretación. Por ello, ha sido la primera actriz indígena en optar al galardón de Mejor actriz en los oscar.
El oscarizado director ha tomado los recuerdos de su infancia para crear la joya monocromática Roma. En esencia plasma muchas vivencias del autor, sobre todo con el personaje de Cleo. El personaje fue inspirado en Liboria Rodríguez, la nana de origen indígena que cuidó a Cuarón de pequeño. De manera que Cleo representa el día a día en el que sobreviven las trabajadoras domésticas, con poca estabilidad económica y dependientes de una familia que cuidan, sintiendo respeto por ella y a veces miedo.
Alfonso Cuarón ha dirigido, escrito y editado esta película de ritmo lento y con grandes y largos planos en movimiento. En ella ha incluido varios homenajes importantes para él, para la historia de México, para las trabajadoras del hogar y para la cultura cinematográfica.
Un retrato con mil historias reflejadasUn retrato con mil historias reflejadas - Foto: La pieza Roma también recupera lugares y acontecimientos importantes de México. Si bien, lo que permite a la audiencia adentrarse en esos tiempos se debe en parte a su estilo monocromático. Una elección que requiere un muy buen cuidado de la iluminación para que los negros sean potentes y que los blancos no se quemen. Como
en el neorrealismo italiano, es un color que dota de elegancia y nostalgia a todo el relato. Especialmente embellece las escenas cotidianas, que a menudo pasamos por alto y que pueden resultar realmente cautivadoras.
Una película que se concibió para ser proyectada en cines, que se ha acabado estrenando en Netflix y que ha llegado a coronarse con tres premios Óscar en Mejor dirección, Mejor película extranjera y en Mejor fotografía. A pesar de ser una cinta muy lenta, hecho que ha aburrido a parte de la audiencia, es un diamante en bruto al que hay que prestar atención y esmero. Entonces, mostrará sus momentos culminantes y permitirá el disfrute de esta impresionante historia de superación en tiempos espinosos.


Un retrato con mil historias reflejadas
Un retrato con mil historias reflejadas - Foto: