«La Semana Santa no es sólo algo religioso»

D. R.
-
Julián Sánchez Mora, pregonero de la Semana Santa de Puertollano. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Nacido en Miguelturra el 30 de abril de 1946, el actual director del colegio Salesiano Hermano Gárate de Ciudad Real ha sido designado para pregonar la Semana Santa de Puertollano.

La Junta General de Cofradías de Semana Santa de Puertollano ha designado este año como pregonero al sacerdote Julián Sánchez Mora, que además dirige el colegio salesiano Hermano Gárate de Ciudad Real capital desde el año 2014. El acto tendrá lugar mañana sábado, a partir de las 21.00 horas, en la parroquia de Nuestra Señora la Virgen de Gracia, patrona de la ciudad industrial. Nacido en Miguelturra hace casi 73 años, su niñez y su juventud se desarrollaron en Puertollano, donde trabajaba su padre, y en esta ciudad inició su relación con la comunidad salesiana. Ese mismo día, a las 12.00 horas, la banda de los Discípulos de San Juan realizará un concierto en plena calle que partirá desde la plaza de la Constitución y recorrerá las calles Aduana, paseo de San Gregorio, Vélez, Calzada y Teniente Giraldo para regresar a la plaza Constitución.


¿Qué se siente al ser el pregonero de la Semana Santa?
Una gran alegría y un sentimiento agradecido el que le tengo a la Junta General de Cofradías. Ciertamente, me siento muy contento, muy feliz y muy agradecido.
¿Sobre qué versará el pregón?
Un pregón tiene unos componentes que son esenciales. En primer lugar, destacaré que gran parte de mi vida, sobre todo mi infancia, transcurrió en Puertollano, donde he sido niño y he jugado mucho, y adonde además voy mucho. Así que podré contar mi experiencia en esta Semana Santa, que para Puertollano es toda una herencia cultural y religiosa que se refleja sacando a sus cristos y vírgenes bajo palio por las calles. Y también un pregón tiene que tener corazón.
¿Qué tiene de especial la Semana Santa de Puertollano?
Hay una base que en todas las Semanas Santas manchegas es igual, puesto que la celebración de los misterios de pasión, muerte y resurrección son comunes. Pero es cierto que cada pueblo le da aquello que es típico de su gente: los sentimientos y cómo expresan su fe y su cultura… A mí me parece que todo esto enriquece a un pueblo. Yo soy muy partidario de celebrar la Semana Santa de la forma propia de nuestra tierra, aunque es verdad que hay cosas, como por ejemplo incorporar los costaleros y los anderos, que la enriquecen.
¿Cómo vive usted personalmente la Semana Santa?
La vivo como sacerdote y muy intensamente. Yo amo la Semana Santa y para mí no sólo son las procesiones y el salir a la calle de la gente, sino también que los sacerdotes estamos en esos días más volcados en la celebración de la liturgia y los oficios. Siempre lo estamos, pero esos días más aún. La Semana Santa son días muy bonitos de vivir y de celebrar, puesto que son días de pasión y de dolor, pero también son días de gloria.
Cada vez hay más voces críticas contra la Semana Santa. ¿Qué tiene que decirle a esas personas?
La Semana Santa no sólo es algo religioso, sino que también tiene otros muchos componentes, sobre todo el cultural e incluso el turístico y el gastronómico. Ciudad Real es una provincia muy rica y la Semana Santa atrae a mucha gente. Por eso lo que menos entiendo es a aquellos quieren quitar o atentar contra la Semana Santa, si bien estoy muy tranquilo porque sé que no se va a lograr, porque hay un sentimiento muy profundo en el corazón de los manchegos y de la gente de Ciudad Real se sientan más o menos creyentes. Por eso, nuestras autoridades tienen que hacer todo lo posible para que vaya cada vez mejorando, y ayudando con subvenciones a las cofradías puesto que lo que también genera la Semana Santa es cultura y economía.