Diel Silex desiste de instalar la planta de biomasa

Ana Pobes
-

La Junta acepta la renuncia de la empresa a las autorizaciones otorgadas para su ejecución y el alcalde confía en que otra firma apueste en un futuro por el proyecto

Diel Silex desiste de instalar la planta de biomasa

Piedrabuena no tendrá planta de biomasa. Al menos, de momento. A pesar de que la empresa Diel Silex Biomasa, promotora de la planta, ha puesto todo su empeño para ejecutar este proyecto en la localidad, al final no ha podido ser. El motivo, la «imposibilidad de la empresa de poder cumplir con los plazos estipulados» por el entonces Ministerio de Energía, Turismo y Agenda 21, hoy llamado Ministerio para la Transición Ecológica.
El alcalde de Piedrabuena, José Luis Cabezas, en declaraciones a La Tribuna, achaca también el cambio de normativa como otra de las causas que han impedido llevar a cabo esta iniciativa. «A la empresa le pilló entre medias un cambio de normativa del Gobierno presidido entonces por el Partido Popular y en esos nuevos plazos no les dio tiempo a finalizarlo». Y todo a pesar de que mantuvieron varias negociaciones con el ministerio de cara a conseguir una prórroga para ejecutar las obras a tiempo y no perder así las ayudas concedidas a una inversión que superaba los 30 millones de euros. Pero fue imposible. La ocurrencia competitiva con otras empresas que también se presentaron fue también otro de los problemas, pues a Diel Silex Biomasa «no podían darle ninguna ventaja, ya que de alguna manera perjudicaban los derechos e intereses de los otros competidores que se presentaron en su momento», añade Cabezas, quien en la pasada legislatura ostentó el cargo de director general de  Industria, Energía y Minería.
Diferentes circunstancias que han llevado a que la planta no sea una realidad ni en 2018, fecha límite que se había planteado en un principio para que la planta estuviera lista y funcionando, ni tampoco en años sucesivos, ya que el proyecto tenía un plazo de ejecución de entre dos años y medio y tres años.  
La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a través de la Dirección General de Transición Ecológica, ha aceptado la renuncia de la empresa a las autorizaciones otorgadas para la ejecución de esta planta de producción de energía eléctrica a partir de biomasa de 15.000 kilovatios de potencia nominal. Así lo recogió el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) en su publicación del 13 de septiembre. Un paso más que confirma la suspensión del proyecto.  
 

(Más en la versión escrita)