La muy noble y leal

Cándido de la Cruz
-

Los guías de turismo de la capital reivindican la trascendencia de su labor con motivo de su Día Internacional y al amparo del sexto centenario de la concesión del título de ciudad por parte de Juan II

La muy noble y leal - Foto: Rueda Villaverde

Un recorrido de 600 años fue la propuesta materializada ayer por los guías de turismo de Ciudad Real, que aprovecharon la celebración del Día Internacional que reconoce su labor para adentrarse en una historia que hunde sus raíces en la época medieval.
De la mano de Cristina Sánchez, Miriam García, Antonino Ruiz y Bárbara Picazo, el trayecto comenzaba de manera simbólica junto a la estatua de Juan II en los Jardines del Torreón, rey que otorgó el título de ciudad tras ser auxiliado por soldados de la entonces Villa Real, y terminaba en la plaza Mayor junto a la estatua de Alfonso X ‘El Sabio’, su fundador. En el camino, la arquitectura de los siglos XV y XVI con la iglesia de San Pedro como hito, y la arquitectura del siglo XIX con parada en el antiguo casino.
Antonino Ruiz reconocía que «en Ciudad Real hay cosas muy interesantes que se pueden ver y disfrutar», y es que el arte de mostrar requiere conocimiento y pasión. De hecho, desde la Asociación de Guías oficiales de Turismo de Castilla-La Mancha se confía en que la celebración de este sexto aniversario sirva para potenciar el conocimiento de Ciudad Real dentro y fuera de la provincia. Y es que la de ayer fue una jornada especial, una visita guiada por los rincones más bellos de la capital para reivindicar además «la importante labor» de  los propios guías. «Dar a conocer la historia y patrimonio es fundamental», señala Cristina Sánchez, que añade que «hacemos visitas guiadas todos los sábados, además de otras actividades como mostrar la Puerta de Toledo, el Museo de la Merced o el yacimiento de Alarcos».
La muy noble y lealLa muy noble y leal - Foto: Rueda VillaverdePor su parte, Miriam García explica que «llevamos haciendo las visitas de la ciudad desde hace mucho tiempo y cuando empezamos venían tres o cuatro personas, y ahora el último fin de semana vinieron 18 personas cuando además es temporada baja». Así, los guías de turismo, de manera inestimable, contribuyen al desarrollo de Ciudad Real. No en vano, Bárbara Picazo reconoce que «tenemos la satisfacción de que la gente se queda muy contenta, muchas veces no se imaginaban las posibilidades que ofrece Ciudad Real, que tiene muchas actividades y museos».
«Cuando vienen a ver Ciudad Real invitamos a que vengan en otra ocasión para que conozcan a fondo la provincia, que es muy rica en patrimonio cultural, natural y artístico», concluye Cristina Sánchez, que deja la puerta abierta a todos los visitantes.
Y como la cultura no está reñida con la solidaridad, esta visita guiada gratuita contó con una participación voluntaria por parte de los cerca de 40 visitantes a favor de la asociación de Guerreros Púrpura.