Condenan a 10 años a una mujer por corrupción de una menor

EFE-LT
-

Sin embargo, absuelven al cliente del delito de abuso sexual con acceso carnal, unos delitos por los que la Fiscalía pidio penas 22 y 20 años, respectivamente

El juicio se celebró en la Audiencia Provincial. - Foto: Pablo Lorente

La Audiencia Provincial de Ciudad Real ha condenado a 10 años de prisión a una mujer, M.R.R.R., a quien se considera autora responsable criminalmente de un delito de corrupción de una menor en Puertollano y de un delito de favorecimiento ilegal de drogas tóxicas a menores de edad. 
Según la sentencia hecha pública ayer y consultada por Efe, por el delito de corrupción de menores se condena a M.R.R.R. a cuatro años de prisión, mientras que por el de favorecimiento ilegal de drogas tóxicas a menores se la condena a una pena de seis años de prisión. Además, también se le condena a indemnizar a la menor, M.B.R., en la cantidad de 10.000 euros por los daños morales y perjuicios causados.
Por el contrario, la sala ha acordado absolver a R.R.R., un cliente que utilizó los servicios de la joven, al no quedar demostrado que supiera que era menor de edad ya que nunca ha expuesto que le dijera la edad y de hecho siempre le decía a los clientes que tenía 18 años, edad con la que también aparecía en algunas páginas de contactos. Además su física, se indica en la sentencia, no induce a pensar lo contrario y era más lo lógico creer lo contrario.
Según la sentencia, se considera probado que M.R.R.R. desde mediados del año 2016 se dedicaba a ejercer la prostitución, primero en Almodóvar del Campo y posteriormente en Puertollano, adonde se trasladó a finales de noviembre de ese año.
Dicha actividad la realizaba en su domicilio, donde residía en compañía de sus dos hijos menores de edad. La menor M. B. R. visitaba con frecuencia el hogar, entablando amistad, no solo con la hija sino también con la madre, de la que sabía a lo que se dedicaba.
A finales del mes de diciembre de 2016, la menor le dijo a M.R.R.R. que necesitaba trabajo para obtener dinero, a lo que ésta, plenamente conocedora de la edad que tenía, le respondió que podía anunciarse en páginas de contactos para quedar con hombres.
Además, la condenada, se indica en el texto, le indicó a la menor que, para realizar esta actividad, era mejor estar colocada y le propuso que, antes de la cita, tomase marihuana o cocaína para desinhibirse, a lo que accedió la menor, que finalmente acabó ejerciendo la prostitución en el domicilio de la acusada.