Un planeta salvaje

Nieves Sánchez
-

La exposición 'Génesis', compuesta por 38 imágenes del fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado sobre personas y rincones que viven aislados del mundo moderno, decora la plaza de El Pilar. Arte en la calle para remover conciencias.

Un planeta salvaje - Foto: Pablo Lorente

Se dijo que yo hacía estética de la miseria ¡Y una mierda! Fotografío mi mundo, soy una persona del tercer mundo». El fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado contestaba así recientemente en una entrevista en El País Semanal al tipo de fotografía que realiza. Un Iceberg entre la Isla Paulet y las Islas Shetland del Sur, en el Mar de Weddell, indígenas del Amazonas; las mujeres Mursi y Surma, las últimas en el mundo en llevar platos labiales, o la tribu que odia al hombre blanco. Salgado explora en Génesis un planeta virgen a los ojos del primer mundo, las personas y los rincones que viven aislados de la civilización moderna.
La exposición, que está comisariada por su mujer Lélia Wanick Salgado, formada por 38 fotografías de gran formato en blanco y negro, decora desde ayer la plaza de El Pilar. Un proyecto realizado por Salgado a lo largo de casi una década explorando la belleza de la naturaleza en todo el mundo, que llega organizado y producido por La Caixa en colaboración con el Ayuntamiento, como parte de su programa ‘Arte en la calle’ para acercar la cultura a la gente fuera del marco habitual de las salas, para convertir el centro de Ciudad Real en un museo a cielo abierto.
En Génesis, Salgado realiza una denuncia por la desaparición de espacios únicos. Así concibió en una primera instancia su investigación y a lo largo de 32 viajes en ocho años a lugares remotos del planeta, plasmó en imágenes el testimonio de una larga coexistencia de los humanos con la naturaleza, «una oda visual a un mundo que debemos proteger», explicaba ayer en la inauguración de la muestra en plena calle el representante de la obra de Sebastiao Salgado en España, Miguel González.
A sus 75 años, Salgado ha recorrido más de 130 países y el resultado es un canto a la majestuosidad y fragilidad de la Tierra y una advertencia a lo que puede perderse por la acción humana. Imágenes épicas que cuentan a través de los retratos y los paisajes la vida salvaje de comunidades humanas que siguen viviendo según tradiciones ancestrales.
Los vecinos de la capital y visitantes pueden disfrutar hasta el 18 de octubre de una mirada al tercer mundo al que Salgado pertenece, un mosaico increíble donde la naturaleza se expresa en toda su grandeza. La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, destacaba minutos antes de realizar un recorrido por la exposición que el fin último y principal de esta muestra es contribuir a que el arte sea accesible a todo el mundo, en todos los rincones de la ciudad. «Yo pido a la gente que vea estas imágenes y visite la muestra, que reflexione sobre el mensaje que el artista nos quiere lanzar acerca de la situación de nuestro planeta».
Génesis se estructura en cinco apartados, representando cada uno de ellos a una extensa región con varios ecosistemas y colectivos humanos. Los confines del sur; Santuarios, con las islas Galápagos y los ecosistemas de Madagascar; África, Las Tierras del norte, con paisajes de Alaska y de la meseta del Colorado en Estados Unidos y, por último, La Amazonia y el pantanal, a través de la confluencia de los ríos Negro y los parques nacionales de Canaima (Venezuela) o Xingú (Brasil).
Tanto Rafael Tardón, director del Centro de Instituciones de Caixabank en la región; como Soraya Casado, delegada de la Fundación Bancaria La Caixa en Castilla-La Mancha, destacaron el contenido social de la muestra y la «apuesta» de la entidad por invertir en programas sociales y en muestras itinerantes, para convertir las ciudades en espacios museísticos, en el marco del programa ‘Arte en la calle’, que Fundación La Caixa viene desarrollando desde el año 2006.