scorecardresearch

El CB Ciudad Real estrena escuela y mascota

La Tribuna
-

Hacía más de 20 años que la entidad no tenía escuela propia

Alumnos de la escuela del CB Ciudad Real, en el pabellón Puerta de Santa maría durante su primera clase. - Foto: CB Ciudad Real

El lunes 4 de octubre supuso un nuevo hito histórico en la ya dilatada historia del Club Baloncesto Ciudad Real. Hacía más de 20 años que la entidad capitalina presidida por Santi Amores no tenía escuela de baloncesto propia. “La apuesta por crear una identidad propia, un estilo reconocible en la formación de nuestros alumnos y jugadores se ha hecho realidad”, declara Amores. Tres grupos de jóvenes jugadores se han ajustado las zapatillas y han saltado a la pista del pabellón Puerta de Santa María para disfrutar con la práctica del baloncesto y para hacer compañeros que antes no conocían. Según el presidente del club, “nuestro objetivo número uno esta temporada es corresponder a estos niños y a sus familias con nuestro trabajo, nuestra ilusión y nuestra dedicación para mejorar sus habilidades baloncestísticas y dotarles de todos los valores intrínsecos de nuestro deporte”.

 

No se queda ahí la cosa. La nueva mascota del Club Baloncesto Ciudad Real se ha dado a conocer justamente este lunes cuando la escuela de baloncesto echa a andar. Se trata de un corazón azul, con sangre real, como la ciudad. Tiene la camiseta roja, como la equipación titular de esta temporada, que recupera el color de años anteriores en homenaje a la bandera de la capital manchega. El balón es tricolor, como el escudo de la entidad ciudadrealeña. Cebe es un corazón deportista, simpático, con ganas de jugar al baloncesto con todos los niños de Ciudad Real. Representa el amor, la pasión por el baloncesto, por el equipo.

Mascota del CB Ciudad Real.Mascota del CB Ciudad Real. - Foto: CB Ciudad Real

 

Santi Amores apunta que “estamos muy contentos con el resultado final del diseño de nuestra mascota. Simboliza muchos de los valores que queríamos mostrar a nuestros aficionados. Estamos deseando que los latidos de Cebe y de nuestros jugadores, seguidores y en definitiva de toda la ciudad, tengan los mismos sentimientos y puedan latir juntos durante mucho tiempo”.