scorecardresearch

Admite que sometió a abusos a la hija pequeña de su mujer

Pilar Muñoz
-

El acusado, un hombre de 47 años, ha reconocido en la Audiencia de Ciudad Real que abusó sexualmente de la hija de su pareja, desde que tenía 9 años hasta los 14. Irá a prisión aunque se le ha rebajado la pena por la tardanza del procedimiento

El acuerdo se ha suscrito en esta sala de la Audiencia, mientras la menor permanecía en otra para evitar la confrontación visual con el acusado - Foto: Fotos: Rueda Villaverde

Un hombre de 47 años ha admitido ante el Tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Ciudad Real que sometió a abusos sexuales de forma reiterada a la hija menor de su entonces pareja, desde que la niña tenía 9 años hasta los 12 estando ya separado de la mujer. Los hechos se remontan siete años atrás cuando el acusado y su pareja vivían en Puertollano.

La fiscal del caso María Arévalo ha tenido que aplicar la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas por la tardanza del procedimiento, sobre todo en la fase de instrucción, y ha bajado la pena un grado, sin imponer la condena mínima.

De este modo, la pena ha quedado en dos años y seis meses de cárcel, frente a los tres y medio que se solicitaban inicialmente.

El acusado, tras el reconocimiento expreso de los hechos, ha aceptado la condena de dos años y medio que se recogerá en la sentencia. Esta pena supone ingresar en prisión.

Con este acuerdo de conformidad, "la víctima se va de la Audiencia sabiendo que el acusado ha reconocido los hechos y que va a cumplir la pena de cárcel", ha indicado a este diario la fiscal María Arévalo, quien destaca sobre todo que se ha evitado una segunda victimización.

Hechos. El acusado ha admitido que era consciente de situación de inferioridad en la que se encontraba la menor de dos hermanas y abusó de su superioridad y de ser la pareja de la madre. Aprovechando que la madre de la menor salía a trabajar fuera del domicilio familiar, la obligó en reiteradas ocasiones, como mínimo quince veces, a realizar actos de índole sexual.

La niña era aficionada a un juego de ordenador, de pago, y él se ofrecía a jugar a modo de intercambio, esto es, la menor tenía que soportar tocamientos y otros actos libidinosos del acusado. Estando ya separado de la madre, llamó por teléfono a la niña y le propuso que fuera a su casa con la excusa de jugar al citado juego de ordenador. La chica accedió y una vez en la casa abusó de ella, a pesar de su oposición.

Los hechos se denunciaron y esta mañana se ha alcanzado un acuerdo de conformidad en virtud del cual se le ha rebajado la pena tras el reconocimiento expreso del delito continuado de abuso sexual.