Juana Molina vuelve a sonreír

Eduardo Gómez
-

La base manzanareña del Lointek Gernika volvió a jugar un partido 283 días después de sufrir por segunda vez la temida triada en su rodilla derecha

Juana Molina sonríe durante su presentación. - Foto: Lointek Gernika

El 28 de noviembre Juana Molina sufría la temida triada en su rodilla derecha en un partido de la Eurocup ante el Girona. El 7 de septiembre, 283 días después, la manzanareña volvía a disputar un partido, coincidiendo con la presentación de su equipo, el Lointek Gernika. Entre medias, su segunda operación en esta articulación y un proceso de recuperación en el que lo más duro fue «perderme una temporada que estaba siendo de ensueño y no poder ayudar a las compañeras. Han sido muchas horas trabajando en el gimnasio o con los fisioterapeutas, médicos, recuperadores, la gente del club... Solamente volver a entrenarme con más jugadoras ya es una delicia porque al hacerlo en un pabellón vacío sientes mucha soledad», admite.
Llovía sobre mojado, pues en 2016 ya había sido intervenida en la misma articulación. «La primera vez me había recuperado bien y tenía que trabajar para regresar cuanto antes», repasa. 
Con un carácter tremendamente positivo, la base de Manzanares explica que «de todo se aprende. He madurado y he crecido como persona. Cuando te dan la noticia es un palo, pero hay que saber llevarlo lo mejor posible y, en este sentido, la mente es muy importante».
Para ella el verano ha sido muy duro, completando la última fase de recuperación y sacrificando vacaciones para llegar a tiempo al inicio de la temporada.
Fue tal la emoción de volver a escuchar su nombre en la presentación del equipo, que admite llegó a ponerse «nerviosa y eso que soy una persona muy tranquila», bromea.
Sus primeros minutos sobre la pista los califica como de «vuelta a la normalidad. La rodilla me responde y no se me ha inflamado. Las sensaciones son buenas».
Por todo ello, apuesta por «mirar hacia delante» en una campaña en la que el Lointek Gernika quiere brillar en la Liga, Copa de la Reina y la Eurocup. El conjunto vizcaíno renovó a seis jugadoras, entre ellos a la propia Juana Molina, y completó también incorporaciones que deben dar un salto de calidad al grupo. De momento, Juana Molina disfruta entrenándose al mismo ritmo que sus compañeras y disputando los primeros minutos tras una pesadilla de 283 días.