scorecardresearch

2022 concentra el exceso de mortalidad entre los mayores de 65

Hilario L. Muñoz
-

El sistema de monitorización de la mortalidad señala que hay 456 muertes más de las esperadas en la provincia, la mayor sobremortalidad de la región

2022 concentra el exceso de mortalidad entre los mayores de 65 - Foto: Rueda Villaverde

Con la llegada de la pandemia hubo un aspecto que reflejó cómo impactó el coronavirus en España. Se trata del sistema de monitorización de la mortalidad (MOMO), un análisis realizado por el Instituto Carlos III que realiza un estudio estadístico de los últimos años para compararlo con la realidad y ver si está habiendo un desvío con lo esperado. En la provincia de Ciudad Real, esta comparativa señala que hay un desvío hasta primeros de diciembre y que se trata del segundo mayor exceso de mortalidad desde que comenzó este método de control en 2015, solo por detrás del año 2020 y el impacto del COVID.

A falta de conocer las causas, algo que no se sabrá hasta que se publiquen en unos meses la estadística de causas de muerte, lo que sí se puede decir ya es que el exceso de mortalidad, las 456 muertes de más, se concentran entre los mayores de 65 años y en particular entre los mayores de 85 años. Lo que sí señala el MOMO es que 58 de las 456 muertes se deben a los cambios en las temperaturas y que julio fue el mes que disparó el exceso de mortalidad con 193 más muertes, 23 achacables al calor.

Para hacer una idea de lo que implica este incremento de la mortalidad, en datos reales, no estimados, publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) hasta finales de octubre, última semana con datos, han fallecido 4.954 ciudadrealeños.

El dato, a esas alturas del año, solo se superan por las cifras de 2020,