«El que quiera jugar va contra la salud de todo el mundo»

Eduardo Gómez
-

Javier Bermúdez, extécnico de Villarrubia y Almagro, se recupera tras varios días ingresado por coronavirus y es rotundo: «Es una locura pensar en retomar la competición»

Javier Bermúdez, en un partido como técnico del Villarrubia. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Javier Bermúdez afronta ya la última fase de recuperación tras dar positivo en coronavirus y estar cuatro días ingresado en el Hospital de Urduliz (Vizcaya). El que fuese técnico, entre otros conjuntos, de Villarrubia y Almagro, y que esta campaña ejercía su labor en el Pedroñeras, comenzó  a sentirse mal ya en la localidad conquense en los días posteriores al último encuentro disputado, el pasado 8 de marzo. 
Tras un par de días con algo de fiebre, un día se sintió mejor y pudo regresar a su tierra natal en coche. Ahí comenzó la parte más dura de esta pesadilla. 
«Estuve diez días con una fiebre altísima, cuatro días hospitalizado y muy jodido», recuerda. Poco a poco comenzó a mejorar y el martes de la pasada semana recibió el alta, iniciando entonces un periodo de dos semanas totalmente aislado en su habitación.
«Paso los días como puedo. Me llama gente, estoy en contacto con los amigos, me pongo en el ordenador, ando lo que puedo...», relata. 
Lo que sí tiene claro tras superar esta complicada experiencia es que «yo me olvido de fútbol ya lo que queda de esta temporada. Lo tengo clarísimo, el fútbol da igual, aquí lo que importa es la salud», afirma rotundo.
Es más, lanza un mensaje muy claro a las instituciones que deben tomar la decisión sobre cómo resolver la temporada actual: «El que quiera jugar al fútbol que sepa que va contra la salud de todo el mundo. Es una locura pensar ahora en retomar las competiciones. ¿Y si algún jugador no quiere? ¿Tiene algún sentido jugar a puerta cerrada? No tiene ninguno».
Javier Bermúdez insiste, desde su experiencia, en que toda la atención y los esfuerzos deben estar centrados ahora en superar esta crisis sanitaria. «Aquí lo que realmente importa es la salud. Y el que no lo entienda, se llame Luis Rubiales o se llame como se quiera, se tiene que ir, no puede desempeñar un cargo de responsabilidad», continúa.
Para él, después de superar esta durísima experiencia, «los héroes son los médicos y el personal sanitario. Que se les suba el sueldo lo que se les tenga que subir. Ha quedado claro que en educación y en salud no se puede recortar un euro. A mí me encanta el fútbol, pero los héroes son todas esas personas que están cuidando de otros en los hospitales, exponiendo ellos mismos su salud. Y cuando todo esto se haya solucionado, que se depuren las responsabilidades necesarias», concluyó.

 

VÍLCHEZ, TAMBIÉN.

El veterano Luis Mariano Vílchez (38 años), jugador de confianza de Javier Bermúdez, a sus órdenes en las filas del Pedroñeras, también se recupera en su domicilio  del virus, aún con síntomas como dolor de cabeza, aunque «por suerte ya parece que lo dejé atrás». Los médicos le han dicho que en un par de días estará bien del todo, por lo que se mostraba «muy contento» después de casi un mes muy duro. El que fuera integrante, entre otros equipos, del Almagro (18-19), Villarrubia (16-18), Socuéllamos (13-14), Tomelloso (07-09 y 10-11) y Daimiel (04-06) confía en poder volver a jugar al fútbol en lo que resta de temporada.