Desestimada la causa contra el gratifero del '106'

LT
-

El auto del Juzgado número 4 detalla que se trata de «arte urbano» y no debe caer dentro del derecho penal sino del civil. Contra él cabe recurso de apelación

Una de las pintadas realizadas por el grafitero - Foto: Pablo Lorente

La causa abierta contra el grafitero que dejó su ‘firma’ en 150 edificios de la capital, entre ellos algunos inmuebles oficiales como el Ayuntamiento de Ciudad Real y el Palacio Provincial, ha sido desestimada por Juzgado de Instrucción número 4 de Ciudad Real. En el auto firmado por el juez Carmelo Ordónez se desestima el recurso de reforma interpuesto por la Fiscalía, según avanzó ayer la Cadena Ser.  
En dicho auto, al que ha tenido acceso este diario, se argumenta que no se trata de un delito continuado de daños sino que están «ante una serie de ‘pintadas’ de un mero acto de deslucimiento de bienes inmuebles o de algunos bienes muebles y semovientes, por lo que la acción no es típica, y en consecuencia el recurso debe ser desestimado».
Del mismo modo, en el auto se detalla: «No nos cabe duda alguna que en este tipo de actuaciones ni tan siquiera existe el dolo genérico de dañar, pues se trata de arte urbano» y en este sentido ha referencia al artista grafitero Banksy, quien tras una «andadura tortuosa» fue «encumbrado por las galerías de arte más famosas del mundo a las atalayas que sólo son ocupadas por los genios».
El auto, contra el que cabe recurso de apelación, subraya que «lo que pretende el autor es dejar expuesto su ‘arte’ o su impronta en la pintada o llamar la atención de una parte de la sociedad, por lo que no debe caer dentro del ámbito del derecho penal sino del civil». De este modo, desestima un recurso de la Fiscalía, que sí consideraba que hubo daños. En concreto, la policía cifró en más de 7.000 euros los daños ocasionados por las pintadas realizadas por este grafitero en más de 150 edificios de la capital, algunos de ellos oficiales.