scorecardresearch

Los alimentos suben ya más del 10%

R.CH. / A.C.
-

Los consumidores hablan de encarecimientos «inasumibles» en productos básicos, como el pan, la leche, el aceite o los huevos. Asaja señala que los agricultores no se benefician de la situación

Una mujer atiende a un cliente en un puesto de frutería. - Foto: Rubén Serrallé

La cesta de la compra de los ciudadrealeños es una de las que más se ha encarecido en los últimos meses. Según el INE, de hecho, es la quinta de toda España si se compara la evolución que marca el IPC en el último año. Los ingredientes: la luz, el gas, los carburantes y, desde hace un par de meses, los alimentos.

La subida del IPC de la factura energética se contagia también al grupo de los alimentos que encadena dos meses con un incremento de los precios que supera el 10% en su tasa interanual. Algo que no había pasado nunca, al menos en las dos últimas décadas. 

El precio de los huevos, del aceite, de la leche, del pescado, de la carne, de la fruta… todo sube más de un 10% si se compara a cómo estaban esos precios hace un año. En Ciudad Real, por ejemplo, solo la electricidad y los carburantes se encarecen más que los alimentos. 

Son subidas de precios «inasumibles» para las familias en productos «que no son de lujo, son básicos», como afirma la responsable regional de OCU, Itziar Fernández de la Cruz. Desde la organización de consumidores avisan de que la espiral inflacionista «es un problema cada vez más grave y uno de cada tres consumidores no tiene suficientes ahorros para afrontar nuevas subidas de precios» que se justifican por las subidas de costes de producción, de los costes de transporte, «pero que al final terminan pagando siempre los consumidores», asegura Fernández de la Cruz. 

Según el INE, en mayo, en Castilla-La Mancha, el precio de los cereales, la carne de vacuno, el pescado y los huevos marcaron sus mayores subidas de precios interanuales desde, al menos, mediados de los años 90.

Desde Asaja Ciudad Real achacan esta inflación «desmesurada» a varios factores: la pandemia, la guerra de Ucrania y los problemas de logística a nivel mundial. Su gerente, Agustín Miranda, asegura que el incremento de los precios de los alimentos, algunos de ellos básicos, «no está provocado por los productores». Subraya, en este sentido, que los agricultores no están sacando rédito de esta situación debido al alto coste de los inputs agrarios: combustible, abonos, fertilizantes, mano de obra...

Miranda destaca la situación de «incertidumbre» que vive actualmente el campo, «un problema del que no vemos el fin». El gerente de Asaja considera que este escenario mundial, «agravado por las actuaciones que se adoptan en cada uno de los países», se mantendrá en los próximos meses. Señala, por ejemplo, la influencia directa que ha tenido en la inflación la subida del Salario Mínimo Interprofesional.