scorecardresearch

La incidencia cae en más de la mitad de los municipios

Hilario L. Muñoz
-

La provincia salvo Villar se encuentra en riesgo muy alto por COVID pero las cifras por municipios caen, en más de un 10 por ciento en Ciudad Real y Puertollano. De los grandes municipios los casos solo suben en Alcázar y Manzanares

Después de que Ómicron barriera la provincia de Ciudad Real durante la pasada Navidad, la incidencia va cayendo de forma progresiva en buena parte del territorio. El mapa está en rojo al completo, con todos los municipios en riesgo muy alto de contagio, salvo Villar del Pozo, única localidad libre de COVID, ya que Cañada de Calatrava ha roto una racha de un año sin casos con el primer contagio, el primer caso desde que la Junta de Comunidades empezara a dar los datos por municipios. 

La incidencia se reduce en 62 de las 102 localidades de la provincia. Destacan sobre todo, seis con pocos habitantes como Fontanarejo, Solana del Pino, Brazatortas, Almedina, Alcoba de los Montes y Caracuel de Calatrava, donde la incidencia se reduce a la mitad, al comparar los casos del 10 al 24 de enero, con los que hubo entre el 3 y el 16 de enero. Por número de habitantes, todos los grandes municipios, salvo Alcázar de San Juan y Manzanares, ven reducidos los contagios en las últimas dos semanas respecto a las anteriores cifras, según los datos de la Junta de Comunidades. 

Observando solo los casos, en el cómputo global, la incidencia en la provincia de Ciudad Real, durante la semana pasada se registraron 6.587 casos de coronavirus, 1.425 menos que en la semana previa. Implica un 17 por ciento de caída en los contagios. Esta situación conlleva además una reducción de la incidencia semanal en casi 300 puntos en la provincia, pasando de 1.618 casos por cada 100.000 habitantes a siete días, a 1.331. La suma implica una incidencia a 14 superior a los 2.900 casos. Hay que tener que el límite del riesgo muy alto, solo midiendo los contagios, se sitúa en los 500 casos, seis veces menos.

Con todo hay algunas localidades que muestran que Ómicron sigue presente y que no hay que bajar la guardia. En concreto Abenójar, donde se han registrado 42 casos durante la pasada semana, 35 más que en la anterior; y Argamasilla de Calatrava con 90, 31 menos. También Castellar de Santiago, 40 casos, 27 más; y Ruidera, con 13, diez más son ejemplos de que la reducción de casos puede ser un respiro, más que el final de la sexta ola, si no se mantiene la cautela. Varios de estos municipios ya habían alcanzado su pico de incidencia e iniciado la reducción de la curva, pero con los últimos datos han tenido un repunte.  

Por municipios, destaca Ciudad Real, donde se ha pasado de una incidencia de 3.200 a 2.795; de tener 1.125 casos en la semana del 10 al 16 de enero, a contabilizar 985 contagios del 17 al 24 de enero. La caída de la incidencia es ya del 25 por ciento en la capital, tras tener un pico de 3.700 casos por cada 100.000 habitantes después de la Navidad.  

Los datos, también se han reducido, en Puertollano con una incidencia de 2.547, 300 casos menos por cada 100.000 habitantes que el pico de contagios que se alcanzó justo en la estadística de la semana pasada. En contagios, del 17 al 24 de enero, se han contado 115 casos menos, 536 en el cómputo global. 

Tomelloso es de los grandes municipios donde menos cae en la incidencia, solo 38 puntos, para situarse en 3.357 por cada 100.000 habitantes. Durante la última semana ha habido 561 contagios, 92 menos que en la anterior.

Mientras, Alcázar de San Juan ha alcanzado su pico de contagios en estas dos últimas semanas. Su incidencia se eleva a 3.692 casos por cada 100.000 habitantes, 55 más que en la anterior. Se trata de un incremento pese a que los contagios se han reducido, 514, 108 menos que la semana anterior. La suma de casos del 10 al 24 de enero, 1.136, es mayor que del 3 al 16 de enero, 1.119, lo que hace que la incidencia a 14 días aumente. 

Mientras, en Valdepeñas, la incidencia se sitúa en 3.332 casos por cada 100.000 habitantes, 89 menos. Ha habido 112 casos menos, 448 contagios del 17 al 24 de enero. 

Por último, la otra localidad de las más habitadas donde sube la incidencia, Manzanares, ocurre algo similar a Alcázar, caen los contagios. De este modo, Manzanares alcanza su pico de la sexta ola, con 3.056 casos por cada 100.000 habitantes, 105 más que la semana anterior. Se han registrado 570 contagios durante la semana pasada, nueve menos.