scorecardresearch

Las calles cercanas a la ronda, zonas con más accidentes

HIlario L. Muñoz
-

El borrador del Plan de Movilidad Urbana Sostenible de la capital señala que la pandemia ha reducido un 60 por ciento los accidentes con víctimas en la ciudad

Las calles cercanas a la ronda, zonas con más accidentes - Foto: Tomás Fernández de Moya

Las calles más próximas a la ronda  y la ronda en sí es la zona donde hay más posibilidades de ser atropellado en Ciudad Real. Así lo indica un mapa con los atropellos ocurridos entre 2019 y 2021, publicado dentro del borrador del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de la capital. El documento señala que es «lógico debido a la mayor intensidad de peatones» que los atropellos ocurran dentro de la primera ronda, pero es en esos últimos tramos, donde más se producen.

En concreto, de los 21 atropellos que vienen recogidos en los últimos tres años, 15 se han producido en la ronda o en su interior, sobre todo en esas vías de entrada o de salida del centro urbano, como la calle Ciruela, pero también Alarcos, en su último tramo o la zona de calle Toledo más próxima a la puerta. Igualmente, el PMUS apunta que «no hay que menospreciar los accidentes ocurridos fuera de esta, pues en casi la totalidad de los casos se dan en las vías de penetración o circunvalación, donde el propio diseño de los viales incide en la velocidad de los vehículos y los puntos de cruce de los peatones». Así se indican atropellos en las avenidas de Europa o en los Reyes Católicos.

Los tres últimos años vienen marcados por la reducción de los accidentes con víctimas en el casco urbano debido a la menor presencia de vehículos y peatones por la pandemia. En concreto, en 2020 y 2021 se han producido un 60 por ciento menos. Hubo 138 accidentes en 2019, 55 en 2020 y en 2021 hubo 52 sucesos en las vías del casco urbano.

Con todo, si se comparan los datos actuales con los que se ofrecieron en el anterior Plan de Movilidad Urbana Sostenible de 2012 o los que hubo en el informe de seguimiento de este PMUS en 2015, se ha producido un incremento de la siniestralidad. Por ejemplo, en 2014 hubo 52 accidentes con víctimas, tantos como los de 2021. Esa misma cifra hubo también en 2010, sin las restricciones a la movilidad del COVID-19.

Para mejorar estos datos, el borrador del Plan de Movilidad Urbana Sostenible plantea una serie de mejoras para evitar la siniestralidad en la capital, como que haya un registro normalizado y exhaustivo de todos los accidentes ocurridos en Ciudad Real donde haya habido víctimas y que se puedan analizar estadísticamente los accidentes en función de la edad, sexo, periodo del día, tipo de accidente y vehículos implicados. Igualmente, se pide que haya una representación cartográfica de estos accidentes para su conocimiento. El objetivo es reducir un 50 por ciento los accidentes con víctimas en el marco del proyecto 2030.

Además, el documento recuerda que dentro del proyecto de la Zona de Baja Emisiones se incorporará un sistema de información, para indicar a los conductores si se ha producido algún accidente en el caso urbano.