Los niños escriben a Batet por la conducta de los diputados

L.G.E.
-

El año pasado los alumnos del 'Barranco cafetero' escribieron cartas al rey y este año han elegido a la presidenta del Congreso. Es un ejemplo de lo que hace uno de los ocho centros que ha distinguido Unicef como Referentes en Derechos de la Infancia

Foto de familia con los directores y responsables de proyectos de los ocho centros reconocidos. - Foto: David Pérez

Los niños del Colegio Barranco Cafetero de Villarrobledo escribieron el año pasado cartas al rey por el Día de la Paz. Yel secretario de Felipe VI les contestó y les remitió una fotografía dedicada del monarca. «No saben lo importante que se sintieron», contestó Ángel Arcas, que es profesor del centro. Este año van a repetir la jugada, pero han elegido enviar sus misivas a la presidenta del Congreso Meritxell Batet por lo que han visto qué ocurre en el hemiciclo. Al parecer, según cuenta Arcas, los niños se han dado cuenta de que los diputados deben mejorar en comportamiento.
Este es un ejemplo más de todas las iniciativas y actividades que se llevan a cabo en este centro y en otros siete que ayer fueron distinguidos por Unicef como Referentes en educación en derechos de la Infancia y la Ciudadanía. Así han pasado a formar parte de un ‘club’ en el que hasta la fecha hay poco más de un centenar. «Educar en derechos es algo más que enseñar los derechos» les dijo la presidenta de Unicef en Castilla-La Mancha, Asunción del Río, durante la entrega de estos reconocimientos que se hizo en la Consejería de Educación. Señala que estos centros han convertido esos derechos «en la base de su proyecto educativo, que la comunidad educativa los viva en su día a día y hace a los niños agentes del cambio».
En el centro de Villarrobledo, por ejemplo, hay también un buzón de sugerencias en el pasillo. En el Maristas Champagnat de Guadalajara se han propuesto avanzar más en participación y en salir con su proyecto a la ciudad. En el centro de educación especial BIOS de Talavera se hacen talleres de habilidades sociales, de salud y tienen su escuela de familia. En el colegio Valparaíso de Toledo fueron los niños los que intervinieron para explicar que programan actividades «que nos hagan más personas».
Además también se reconoció al  ‘Marqueses de Manzanedo’ de Pantoja,  ‘Virgen del Rosario’, de Ontígola, ‘Cervantes’ de Santa Cruz de Mudela  y el ‘Colegio San José’ de Fuensalida.
La consejera de Educación, Rosa Ana Rodríguez, que fue tomando notas de algunas de las ideas que expusieron los centros durante el acto, tomó la palabra para recalcar que Unicef ha demostrado que trabaja sin fronteras, en el más amplio sentido de la palabra. Dijo que se sientan con todos los partidos políticos. «Es un ejemplo para que sirva vuestro testimonio, que la educación nunca puede ser un arma arrojadiza, siempre tiene que ser a favor de los niños», apuntó. Y también valoró que trabajan en avanzar en los derechos de la infancia sin diferenciar «en esa dicotomía absurda» entre colegios públicos, concertados o privados.
Rodríguez quiso también dedicar un aplauso a la presidenta de Unicef en Castilla-La Mancha, que deja el cargo. «Nos has hecho trabajar en red», le agradeció.