Huelga en Vestas para no devolver el permiso retribuido

M. H.
-

La convocatoria, de cuatro de los cinco sindicatos del comité de empresa, está prevista para los días 18, 19, 20 y 21 de este mes tras no aceptar el calendario de recuperación propuesto por la dirección

El comité de empresa de Vestas recurre a la huelga - Foto: Pablo Lorente

El comité de empresa de Vestas Daimiel ha propuesto a los trabajadores de la factoría ir a la huelga los días 18, 19, 20 y 21 de julio como consecuencia de las desavenencias con la empresa por la recuperación de las jornadas derivadas del periodo retribuido recuperable, originado por el COVID-19.  En una nota distribuida a los empleados, Comisiones Obreras, UGT, CSIF y USO han convocado esta movilización -de la que se ha desmarcado CGT-  tras dos semanas de negociaciones  cómo aplicar el Decreto Ley 10/2020 en el que habilita a las empresas a recuperar las horas no trabajadas por el parón productivo impuesto por el Gobierno del 30 de marzo al 9 de abril. 
Entienden los convocantes que el resultado de las negociaciones es un «cambio perjudicial impuesto por la empresa en el periodo vacacional» y que «la huelga es el único recurso para que los trabajadores que, por motivos personales no puedan acudir, tengan cobertura legal». Según ha podido conocer este periódico, la empresa propuso en virtud del decreto recuperar ahora en julio parte de esos días, eximiéndolos de uno de ellos, y el resto, en diciembre.

Postura de la empresa

"Ante la situación tan excepcional y novedosa que se ha planteado, Vestas Daimiel ha seguido el mandato de las autoridades que configuraron la recuperación de este permiso de forma flexible para adaptarse al sector y situación empresarial de cada compañía. Tras escuchar las sugerencias del Comité y de la plantilla, Vestas ha optado por una fórmula que, incluyendo cesiones de todas las partes implicadas, permite compatibilizar el plan de vacaciones con el plan de producción de la empresa”, según un comunicado remitido a este periódico. 
Sin embargo, el comité de empresa ofreció recuperar esos días de forma «voluntaria» y «como única opción para retirar la huelga». Algo que ha extendido a aquellos que «libremente consideren hacerla». Advierten que esta medida solo afecta a la plantilla fija (entorno a los 680 empleados) y no a los temporales contratados por Manpower. Además, adelantan que no habrá concentraciones a la entrada de la fábrica por la situación sanitaria y que la «huelga consistirá en no asistir y hacer uso de ese tiempo como cada uno considere oportuno». 
Llama la atención, según fuentes conocedoras de la negociación, que los sindicatos propusieran de entrada utilizar días libres del año o bien restar el salario antes que modificar el calendario de vacaciones unas jornadas después. Y finalmente, se han decantado por una convocatoria de huelga. Además, en el último párrafo de la nota sindical, informan a los trabajadores que las consecuencias de esa huelga será el descuento típico de cualquier huelga y concluyen que ya han interpuesto una «demanda por otras consecuencias derivadas de la negociación».
En plena pandemia, la fábrica estuvo parada con servicios mínimos durante cuatro días por la creciente preocupación de contagios en la provincia y la sospecha de positivos en la planta. Pese a las quejas, la planta de Daimiel solo registró tres contagios positivos oficiales entre una plantilla compuesta por 1.300 personas, mientras que otras factorías, el caso de Airbus de Illescas, se contaban por decenas los positivos. 
Después llegó el Real Decreto para la prevención del COVID-19, donde hubo una parada completa de la fábrica de la  producción de palas en Daimiel. Hubo servicios mínimos que implicaron la asistencia a la fábrica de 25 empleados por cada uno de los cuatro turnos, sobre un total de esos 1.300 trabajadores; las medidas extraordinarias de seguridad implementadas desde el inicio de la crisis en la fábrica continuaron estando vigente durante todo ese periodo, con una parada completa a la actividad de instalación y montaje de aerogeneradores, con excepción de aquellas tareas requeridas para obtener una parada segura; y la mayoría de los empleados de oficina continuaron desarrollando su actividad en modo de teletrabajo.