scorecardresearch

Declaración negativa para la fotovoltaica del Valle Alcudia

Efe
-

La planta se pretendía construir en los términos de Brazatortas y Almodóvar del Campo, pero la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental ha formulado una declaración de impacto ambiental desfavorable al proyecto para su instalación

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) ha formulado una declaración de impacto ambiental (DIA) negativa a un proyecto para construir una planta fotovoltaica de 229 MWp de potencia en el Parque Natural del Valle de Alcudia, en la provincia de Ciudad Real.

La planta se pretendía construir en los términos municipales de Brazatortas y Almodóvar del Campo, pero la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental del Miteco ha formulado una declaración de impacto ambiental desfavorable al proyecto para esta instalación fotovoltaica, denominada 'Espartero', por los impactos adversos significativos sobre el medio ambiente que tendría su construcción.

Según la declaración de impacto ambiental publicada el Boletín Oficial del Estado (BOE) y consultada por Efe, las medidas de prevención, corrección y compensación previstas por el promotor no constituyen una garantía suficiente para la adecuada protección del medio ambiente.

La DIA recoge la posición contraria a este proyecto del Gobierno de Castilla-La Mancha, que a través de la Dirección General de Medio Natural informó en el plazo de información pública negativamente sobre la instalación de esta planta solar en la parte central del Valle de Alcudia.

Según el Ejecutivo autonómico, se trata de un espacio clave para la conservación de la biodiversidad, y en concreto de la aves, que destaca como un área de importancia mundial al definir hábitats de especies mundialmente amenazadas, por albergar concentraciones de especies en estado preocupante de conservación para Europa y por acoger al menos el 1 por ciento de una población migratoria de la UE, en este caso la grulla común.

Este organismo evidenció también una afección muy significativa, dada la fragmentación que se generaría en uno de los corredores esenciales de la meseta central, y las posibles repercusiones sobre las especies amenazadas cuyas áreas críticas se encuentran limítrofes, y sobre la población invernante de grullas que tiene en este valle uno de sus cuarteles de invernada más relevantes del centro peninsular.

También la Subdirección General de Biodiversidad Terrestre y Marina de Miteco, en la fase de alegaciones, destacó la extraordinaria importancia de la zona de actuación para muchas especies amenazadas, tanto de aves como de quirópteros, herpetofauna y flora.

Asimismo, concluyó que podrían existir impactos de gran intensidad sobre territorios de águila imperial ibérica y cigüeña negra, sobre una zona de reproducción de aguilucho cenizo, sobre una zona de alimentación de buitre negro y alimoche, sobre un dormidero y zona de campeo de milano real durante la invernada, y sobre colonias y zonas de alimentación de cernícalo primilla.

A su vea, la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) advirtió que el proyecto afectaría a la Sierra y al Valle de Alcudia y supondría la pérdida permanente de 402 hectáreas de superficie útil en favor de la planta solar fotovoltáica y de los 6,4 kilómetros de línea eléctrica, lo que supondrá el deterioro del hábitats, así como la introducción de perturbaciones que afectarán a las aves, algunas de ellas catalogadas en "peligro de extinción".

SEO/BirdLife mantuvo que la zona no era ambientalmente compatible con el desarrollo del proyecto.

Ante estas alegaciones, el promotor elaboró informes de contestación que no han sido considerados suficientes para que el proyecto finalmente fuera autorizado, como queda reflejado en la formulación de la declaración de impacto ambiental negativa del proyecto.