scorecardresearch

El Reina Sofía coloca en su sitio al Picasso de Jaime Botín

Agencias
-

La obra, incautada al banquero en un barco que iba a salir del país, se suma a la colección del museo madrileño

‘Busto de mujer joven’, durante su colocación en una de las salas de la segunda planta de la pinacoteca. - Foto: Museo Reina Sofía

El Reina Sofía exhibe desde ayer una joya más en sus paredes. Una obra de Pablo Picasso, Busto de mujer joven, que con su presencia en el museo engrandece su colección y gana su merecido lugar entre piezas tan únicas como ella. El cuadro le fue incautado a Jaime Botín en un barco, cuando intentaba sacarlo de España sin permiso, y ahora luce en una de las salas de la segunda planta de la pinacoteca.

En realidad, el lienzo permanece desde 2015 en el museo, primero como depósito policial y, desde noviembre pasado, integrado en sus fondos, tras la resolución del correspondiente proceso judicial.

Busto de mujer joven, correspondiente al periodo Gosol, será una de las piezas más importantes de la exposición que la pinacoteca madrileña prepara de cara a 2023, coincidiendo con la conmemoración del 50 aniversario de la muerte del artista malagueño.

La obra, de 1906, es una de las piezas clave de la época, y fue pintada inmediatamente después del verano que Picasso pasó en la localidad leridana de Gósol, donde pasó tres meses. Allí, experimentó una revolución conceptual, estética y formal fundamental para comprender la revolución cubista.

Según los expertos, esta pintura y otras parecidas constituyen un precedente de la emblemática Las señoritas de Aviñón (1907), pieza central del protocubismo y punto de partida del Cubismo.

Durante ese período, Picasso abandonó su etapa rosa y ensayó «un nuevo lenguaje primitivo y antiacadémico, deliberadamente inacabado, esquemático, de contornos delineados y formas sólidas y monumentales», señala el museo.

El lienzo es único en España. Hay otros de la época, pero todos se encuentran en el extranjero. El cuadro fue adquirido en 1977 en la Galería Marlborough de Londres por Jaime Botín, que en 2012 trató de que Christie's lo vendiera en una subasta en Londres. 

El Ministerio de Cultura denegó la autorización para que saliera de España y el exbanquero intentó llevárselo en un barco.

El óleo fue interceptado el 31 de julio de 2015 en Córcega.