scorecardresearch
Javier D. Bazaga

NOTAS AL PIE

Javier D. Bazaga


Una reina maga precoz

24/12/2021

Yolanda Díaz es la reina maga que llegó el día antes de la Navidad. Su incansable tesón consiguió ayer sacar adelante la reforma laboral, cumpliendo así el objetivo –y compromiso– de tener un documento de consenso listo para presentar a Bruselas antes de que acabara el año. En este caso lo hará además envuelto en papel de regalo y con lazo, ya que está previsto que vaya al Consejo de Ministros del próximo martes 28 de diciembre, y pueda estar publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes de que termine este largo, larguísimo, 2021.
No digo que estuviera preparado, porque no lo estaba a tenor de la cantidad de reuniones y de llamadas que han existido estos últimos meses para avanzar en un borrador que recogiese todas las demandas, matices e inquietudes. Como tampoco digo que haya sido fácil. La patronal se plantó hace escasos días poniendo en peligro el texto, y en aprietos al Gobierno. Pero Yolanda Díaz, que se está ganando a pulso el título de 'negociadora imbatible', ha conseguido una vez más aunar las voluntades de patronal y sindicatos en favor de un acuerdo en el que todos han cedido, sí, pero que no les quepa duda que con el que todos salen ganando. Dicen algunos que es la primera reforma laboral que consigue la bendición de todos los agentes sociales en más 30 años.
Los primeros que salen ganando son los trabajadores, ya que el documento incide en poner coto a la temporalidad, una de las variables que hacen que nuestro mercado de trabajo sea tan hostil e inestable, y la limita a determinados preceptos muy tasados. Así, la propuesta establece que el contrato de trabajo ordinario será el indefinido, y que sólo podrán hacerse dos tipos de contratos temporales: el estructural y el formativo. Pero, al tiempo, mantiene en la empresa mecanismos de flexibilidad interna, como reclamaba la Comisión Europea.
De otro lado, el acuerdo retoca algún aspecto de la polémica reforma laboral de 2012 impulsada por el PP, con la idea de restablecer el equilibrio en la negociación colectiva. De este modo se recupera la llamada ultraactividad, de manera que los convenios colectivos se prorrogarán hasta que sean sustituidos por otros nuevos, sin un límite de tiempo, frente al plazo de un año establecido anteriormente.
«Por primera vez en la historia una reforma laboral de este calado obtiene el respaldo unánime de los agentes sociales» manifestaron desde el Ministerio de Trabajo a través de un comunicado, desde el cual se congratularon al admitir que «todas las partes presentes en la mesa de diálogo social han negociado sin escatimar en esfuerzos para llegar a una respuesta conjunta que permitiese dotar las relaciones laborales de un nuevo marco jurídicamente seguro, avanzado, que nos aproxima a Europa y con vocación de perdurar en el tiempo y de continuar trabajando para mejorar nuestro país».
Todo un regalo, casi más por el acuerdo de las partes que implica, pero por supuesto por las condiciones que aplica, para devolvernos la ilusión aunque no nos haya tocado la lotería. ¡Feliz Navidad!