scorecardresearch

Urbanismo chequeará la 'salud' de 139 edificios en 2022

A. Criado / M. Lillo
-

La Inspección de Evaluación de Edificio engloba este año a los inmuebles construidos en 1971 y aquellos que se levantaron entre 1930 y 1939, la mayoría ubicados en el centro de la capital

Urbanismo chequeará la 'salud' de 139 edificios en 2022 - Foto: RUEDA VILLAVERDE

Al igual que los ciudadanos cuidan de su salud, a los edificios más antiguos también se les debe someter al oportuno chequeo para revisar que estén en buena forma. Este es el objetivo que persigue la Inspección de Evaluación de Edificios (IEE) que se aplica en Ciudad Real para los inmuebles de más de 50 años. La Junta de Gobierno Local, a propuesta de la Concejalía de Urbanismo, aprobó hace unas semanas el listado de los edificios de la capital que están obligados a pasar la 'ITV' este 2022: un total de 139.

El listado, hecho público este viernes en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), incluye a los edificios construidos en 1971 y aquellos que se levantaron entre 1930 y 1939. Muchos de ellos se encuentran en vías céntricas como las calles Toledo, Zarza, Hernán Pérez del Pulgar, Juan II, Libertad, Paloma, Pozo Dulce y las plazas Mayor y Cervantes.

El objetivo del Informe de Evaluación de Edificio es potenciar la mejora de las condiciones de conservación, eficiencia energética y accesibilidad de los inmuebles, así como cualquiera de las exigencias básicas de calidad, y con ello la calidad de vida de las personas que los habitan. También persigue impulsar el sector de la construcción y adecuar la actuación de los poderes públicos implicados a los principios básicos de mejora de la calidad, sostenibilidad medioambiental y del medio urbano, accesibilidad universal y eficiencia energética.

Plaza Cervantes de Ciudad RealPlaza Cervantes de Ciudad Real - Foto: Rueda Villaverde

El año 2021, tal y como publicó este diario, arrojó la mayor cifra de resultados desfavorables desde el año 2017, con 14 edificios que no superaron esa prueba de los 59 presentados hasta el mes de noviembre. En concreto, la concejala delegada de Urbanismo, Raquel Torralbo, atribuyó dicha cifra de informes desfavorables a que actualmente es necesario cumplir con los requisitos de accesibilidad y de eficiencia energética, además de con los relativos a la estructura del inmueble que eran los que sólo se tenían en cuenta anteriormente.

El año 2020, marcado por la irrupción de la pandemia, fue en el que se registró menor número de expedientes, 56, de los que sólo seis fueron desfavorables, mientras que si se echa la mirada más atrás, antes de la pandemia, en 2019, fueron 88 los expedientes presentados y tan sólo tres los desfavorables, el número más bajo desde 2012, cuando comenzó a aplicarse esta normativa en la ciudad.

El total de informes presentados desde ese año es de 1.330, de los que 1.165 se solventaron con un primer informe; 161 con un segundo y cuatro con un tercero.