Flamenco de raza

M.Sierra
-
Flamenco de raza - Foto: Rueda Villaverde

«Las mujeres de hoy pueden identificarse con los versos de sor Juana». «El flamenco es la danza que expresa los contenidos del alma»

Hace cuatro años, Carmen Cortés demostró que el Siglo de Oro marida a la perfección con el flamenco. Entonces lo hizo agarrada a un personaje de ficción, la  Gitanilla de Cervantes. Este fin de semana cultivaba al público de Almagro con la versión más flamenca de sor Juana, vestida para la ocasión con tarantos, martinetes, soleás y seguidillas, que en el espectáculo presentado por la bailaora en el Palacio de los Oviedos, se ajustaban como un guante al festival y a su particular homenaje a sor Juana, que es lo mismo que decir, un homenaje a la mujer.  
¿Por qué sor juana Inés?
Me hablaron del personaje y a medida que lo fui conociendo descubrí que era impresionante y me metí en camisa de once varas. Es una mente privilegiada, con  una memoria y una manera de hacer versos inigualable, pero lo más importante es que se embarcó de lleno en la defensa de la mujer, en una época como la suya, estamos hablando de siglos. Una lucha que la llevó a la muerte. El cometido de los artistas es poner encima del escenario la voz de aquellos que defiende los derechos de todos.
El objetivo estaba claro recrear la historia de esta mujer. ¿Cómo se compone un espectáculo como éste?
Con ayudantes maravillosos, como Carmen Portacelli, que dirige la propuesta, o Fernando López en la dramaturgia, sin olvidar a Gerardo Núñez en la música, Juan Gómez Cornejo, al frente de la iluminación, Isabel Núñez en el diseño del vestuario, y los músicos, Javier Conde, Rafael Serrano y Antonio Moreno Cancún. Con este equipo claro, lo primero que se hizo fue investigar sobre la vida y la obra de Juana Inés. Y a partir de ahí Nando compuso la trama pero ciñéndonos al tema que yo quería destacar y que ella defendió hasta la muerte, que saber es básico para que la mujer consiga los derechos que le corresponden. Con esta idea, Nando ha dibujado la historia de la escritora, que mostramos a través del baile, a veces adornados con los textos que consideramos imprescindibles  de sor Juana. El flamenco es una danza que expresa todos los contenidos  del alma, pero nos dimos cuenta que  con una mente y una historia como la de sor Juana era necesario en momentos puntuales ir más allá del flamenco.
Afronta este reto, que ha puesto en pie al público del Palacio de los Oviedos, sola al baile.  
Como Juana Inés, sola en su lucha.  
Estaría sor Juana contenta con lo conseguido o creería que  nos hemos quedado cortas.
Lo que defendía sor Juana sigue teniendo sentido hoy. Hablar de la mujer sigue siendo noticia. Parece mentira que todavía hoy tengamos que poner sobre la mesa la necesidad de defender los derechos de la mujer. No sé si estaría contenta con lo conseguido, pero sí se que todas las mujeres de hoy se sentirían identificadas si leyeran sus cartas porque como ella, seguimos viviendo en un mundo totalmente machista. Sólo hay que mirar una de las rendodillas más conocidas:«Hombres necios que acusáis/ a la mujer sin razón,/ sin ver que sois la ocasión / de lo mismo que culpáis». 
 

Flamenco de raza Rueda Villaverde
Flamenco de raza - Foto: Rueda Villaverde