scorecardresearch

La llegada de inmigrantes frena otro descenso de población

R. Chávarri
-

Ciudad Real se deja algo más de 2.000 habitantes a lo largo de 2021 y encadena una década de pérdida de vecinos, según el padrón continuo del INE

Integrantes de Cruz Roja acompañan a ciudadanos ucranianos durante la acogida de emergencia. - Foto: LT

La llegada de inmigrantes ayudó a frenar la pérdida de población que volvió a sufrir Ciudad Real al hacer balance de un año en su demografía. Esta vez fue el padrón continuo, que elabora el Instituto Nacional de Estadística, el que situó el número de personas que viven en la provincia en 490.515, hasta 2.076 menos que un año antes.

Las cifras de este padrón se refieren a la gente que vivía aquí el 1 de enero. Entonces, Ciudad Real sumó el que es ya el décimo año seguido de pérdida de población, después de que los 12 anteriores el resultado fuera positivo, esto es, sumara gente. Un problema, el de la España vaciada que, según el INE, no se limita a la provincia. De hecho, el año pasado hasta 30 territorios perdieron población y algunos suman ya más de dos décadas en una curva descendente que parece no tener fin. Así ocurre en Zamora y Orense, mientras que en León, Lugo, Palencia, Asturias, Salamanca, Jaén, Cáceres, Córdoba y Badajoz llevan también 10 o más años seguidos con números rojos.

En Ciudad Real, aunque alcanza ya esa década de despoblación, los datos apuntan a que el ritmo de pérdida de habitantes se ha frenado. En este periodo hubo años en los que se llegó a restar casi 7.000 habitantes, casi cuatro veces más que en 2021. Parte de ese frenazo se explica porque Ciudad Real se mantiene como puerta de entrada de los extranjeros. Según el INE son ya tres años seguidos en los que la provincia gana población inmigrante. A fecha de 1 de enero vivían en Ciudad Real 31.417 personas que habían nacido fuera de España, la cifra más alta desde 2015.

'Éxodo' de rumanos

La mayor colonia inmigrante presente en Ciudad Real sigue siendo la de los rumanos. Son algo más de 12.500, aunque cada año, desde 2013, son menos. De hecho, ahora hay la mitad de personas nacidas en Rumanía de las que había en 2012, cuando eran casi 25.000los nacidos en este país de Europa del este que vivían en Ciudad Real.

Después de ellos está la comunidad marroquí, con 5.124 habitantes, creciendo por cuarto año seguido, y la colombiana, con otras 2.161 personas nacidas allí y que viven aquí. En solo cinco años, este país sudamericano ha doblado la presencia de inmigrantes en Ciudad Real, según los datos que maneja el INE.

El de Colombia es un ejemplo de países que en los últimos años han disparado la llegada de extranjeros a Ciudad Real. El 1 de enero, por ejemplo, batieron su récord de llegada de foráneos países como el Reino Unido, que pese al Brexit alcanza su cifra de residentes más alta en más de dos décadas, y otros países de zonas 'calientes' del mundo, que dispararon las acogidas de refugiados, como los llegados de Cuba y Venezuela o de zonas de Centroamérica como Guatemala, Honduras o Nicaragua. También los nacionales de Guinea Ecuatorial, Senegal, Pakistán o Siria alcanzaron sus cifras de inmigración más altas en Ciudad Real desde 1998.

En el caso de Ucrania, el padrón continuo aún no refleja el efecto de la guerra que empezó hace dos meses. A 1 de enero había casi 500 ucranianos en Ciudad Real, aunque llegaron a ser más de 700 en 2006.