scorecardresearch

Iván Palero: "El cambio de trazado va a ser muy positivo"

Eduardo Gómez
-

Este domingo se celebra en Ciudad Real el Quijote Maratón, que cumple su 26 edición y llega con novedades impulsadas por un nuevo equipo organizador que encabeza Iván Palero, con experiencia en otras pruebas

Iván Palero, en el parque Gasset. - Foto: Rueda Villaverde

Iván Palero (Madrid, 1971) asumió este año las riendas de la organización del Quijote Maratón, en sustitución de Mateo Gómez Aparicio. Tras cumplir en la pasada edición sus bodas de plata, la emblemática prueba, que se celebra este domingo, apuesta por un cambio de trazado, pasando por el corazón de la ciudad e intentando acercarla a los vecinos. 

Es su primera experiencia al frente del Quijote Maratón. ¿Cómo lo está viviendo?
Llevo más de diez años organizando pruebas deportivas y no me he encontrado nada que no esperase. Es verdad que el Quijote Maratón es de otra envergadura y hay cosas que me han sorprendido, pero para bien. 

¿Qué respuesta percibe respecto al cambio de trazado?
Desde que hicimos público el cambio de recorrido, que era algo en lo que llevábamos mucho tiempo trabajando, no hemos tenido ninguna crítica negativa. Sabemos que van a existir, pero hasta el momento no ha sido así. Creemos que para los corredores y los familiares va a ser muy positivo. El hecho de trasladarnos del Polideportivo Juan Carlos I al parque Gasset, acercándonos al centro de la ciudad, va a ser un cambio importante. Como presidente del Quijote Maratón, junto con mi grupo y junta directiva, entendíamos que el maratón debía acercarse a la ciudad. Ya veremos el día de la prueba si a su vez hemos obtenido de la ciudad la respuesta que deseamos, que entendemos será así. Hay otros eventos, como la Carrera Urbana Ciudad Real La Tribuna o la Carrera del Pavo, que nos hacen pensar que la ciudad va a responder. El Quijote Maratón no tiene por qué ser diferente. 

Hay que poner en valor que Ciudad Real posee el único maratón de toda Castilla-La Mancha…
Totalmente. Van a ser 26 ediciones y debe ser un referente para la ciudad en cuanto a eventos deportivos. Nuestro pabellón son las calles de la ciudad y tenemos que exigir esa parcela un día al año.

¿Qué tal ha sido el ritmo de las inscripciones?
Estamos en cifras de prepandemia. En 2021 fueron 1.300, al ser la primera carrera que se pudo celebrar después de la pandemia. Fue un año muy exitoso. A finales de la pasada semana estábamos en 257 en maratón, 228 en 10K y 500 en media maratón. 

¿Qué peculiaridades se encontrarán los atletas participantes en este maratón?
Quijote Maratón parte desde una segunda fila dentro de lo que son todos los maratones de España. No podemos compararnos con Valencia, Madrid, Barcelona o Sevilla. Sin embargo, dentro de esa segunda fila, tenemos que estar delante. Nos diferencian aspectos como la bolsa del corredor. Nos llegan mensajes de que en este maratón uno corre y luego sale comido y vestido. Queremos que la gente no venga solamente a correr, sino que se sientan arropados por la organización. Tratamos con mucho mimo a los atletas. Y con el cambio de recorrido lo que queremos es que se vea la ciudad y que la gente, cuando se marche, tenga esa sensación de que ha podido ver Ciudad Real, tanto los deportistas como sus familiares.

¿Se retoma la Carrera Escolar?
Sí, se realizarán de nuevo carreras escolares tras la pandemia en colaboración con la Federación de Atletismo de Castilla-La Mancha. Se adaptarán las distancias al espacio que tenemos en el parque Gasset, por lo que se reducirán algo.

¿Cuánta gente participa en la organización y labores de voluntariado?
En la organización estamos menos de los que quisiéramos. Tenemos a unas 100 personas para cortar calles y a otras 100 personas para avituallamientos, puestos de esponjas, animación en la calle, guardarropa, bolsa del corredor, montaje de la línea de salida y meta... Estaremos unas 200 personas en todo lo que es el engranaje de la prueba. Tengo un gran equipo de trabajo, no me puedo quejar. Confío en la gente que lleva 25 años organizando esta carrera y, aunque haya habido algunos cambios internos, no son relevantes y en lo que afecta a los atletas lo más importante es ése cambio de trazado y de logística por el lugar donde vamos a estar ubicados.

Al no estar en el Polideportivo Juan Carlos I, ¿qué servicios habrá tras la prueba?
Entre comillas, habíamos acostumbrado mal al corredor. Ofrecíamos una serie de servicios que maratones de primera fila ni siquiera daban. El cambio de circuito y de ubicación implican otros cambios. Por ejemplo, habrá duchas en el pabellón del colegio Ferroviario, pero bastantes menos de las que tendríamos en el polideportivo. 

Su llegada entiendo que es con vocación de continuidad…
Al hacerme cargo del Maratón de alguna manera cojo un tren en marcha, es algo que ya va rodado durante 25 años. Además, de alguna manera yo ya estaba en la organización. Sé cómo se organizaba el maratón y conozco a la gente. Que me ofrecieran ser presidente es fruto de la confianza que tienen en mi persona, así que la idea es continuar. Sacaremos conclusiones de todo lo que ocurra en esta edición y seguro que podemos mejorar muchas cosas. También exigimos el derecho al error porque habrá fallos, derivados de esa apuesta por el cambio. Queremos aprender para mejorar el año que viene. ¿Cómo? Como hemos hecho este año. Para nosotros la escucha activa de todas las partes implicadas es muy importante. Si cualquiera quiere proponernos algo, estamos abiertos a todo el mundo.