scorecardresearch

La inflación cuesta 172 euros de a cada ciudadrealeño en IRPF

Hilario L. Muñoz
-

Un informe realizado por Fundación Disenso expone cómo la subida de los precios y la pérdida de valor del dinero que conlleva, tiene reflejo al hacer la declaración de la renta

La inflación cuesta 172 euros de a cada ciudadrealeño en IRPF - Foto: Luis López Araico

La escalada de precios del año pasado tendrá su impacto en la próxima declaración de la Renta y cada ciudadrealeño de media tendrá que abonar 172 euros más. Así lo señala un informe de la Fundación Disenso, elaborado por el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, José Félix Sanz Sanz, en el que explica los mecanismos sobre los que se desarrolla este aumento del IRPF y que se deben al incremento en el 6,5% de los precios durante el año 2021 de media en España. En el documento explica que el Gobierno no ha adecuado los umbrales de renta al incremento de precios del 2021 y que permitiría mantener la presión fiscal de forma similar a la que había en 2020.

Se trata de una situación que se deriva de que la inflación no se descuenta del IRPF y esto provoca que al abonarse el impuesto en la misma cuantía de un año a otro haya una mayor presión positiva. Se trata de la diferencia entre salario nominal y real, ya que el segundo no crece al mismo nivel que el primero, no se actualiza con el IPC. Si una persona antes ganaba 10 euros, pagaba 1 euro en impuestos, y con el resto podría comprar nueve manzanas, por ejemplo. Pero si debido a la inflación ahora solo puede pagar siete manzanas con los mismos 10 euros, ese euro de impuestos no supone el mismo porcentaje, por poner un hipotético caso práctico que explica la situación.  

Este proceso se denomina progresividad en frío e implica en Ciudad Real el pago de 37,4 millones de euros más, según el cálculo de Sanz, de los que 13.533.825 euros se deben a que no se reduzca el IRPF por el IPC y 23.868.678 euros al resto de bases y tramos. «La inflación incrementa la factura fiscal de los contribuyentes sin que explícitamente se tengan que subir los tipos impositivos u otros elementos estructurales del impuesto», explica el catedrático en el informe de Disenso. Para evitarlo sería necesario un proceso denominado deflactación del IRPF, la reducción del impuesto por esa inflación y los cambios en las tablas para aplicar ese porcentaje, algo que lleva sin realizarse desde 2008.

De hecho, Sanz cuenta con una adenda a su informe en el que recoge que desde ese 2008, cada ciudadrealeño ha abonado 585 euros más por el IRPF, lo que muestra la importancia de los 172 euros del pasado año, un tercio de todo el aumento. El IRPF pagado de más, por no descontarse la inflación, en la provincia ha sido de 89.734.629 euros de 2008 a 2020 y el año pasado de 37.402.503, debido a que ningún Gobierno ha tomado esa decisión de deflactar el IRPF y modificar las tablas asociadas. De media, en España se han pagado 698 euros de más.

impuestos de un año a otro. «Con el IRPF pagas unos impuestos del año pasado con dinero de este año y esa inflación sí que debe reflejarse en algún lado», explicó el presidente de la Delegación en Ciudad Real del Colegio de Economistas de Madrid, José Antonio Negrín, ya que el valor del dinero debido al IPC es menor en 2022 que en 2021. Negrín señala que decir que son 172 euros u otra cuantía es «un ejercicio matemático» que depende de los datos que se tomen. En el caso del informe de Disenso, se utiliza una aportación de microdatos de la renta del año 2018, por lo que podría haber algunas variaciones finales.

Igualmente, Negrín señaló que hay peligro si hubiera una traslación «en la política de rentas y los salarios» en la misma cuantía del IPC o si se trasladara toda la inflación a la política de renta. Con todo, apuntó que las previsiones del FMI son que el IPC se sitúe en el 1,5 al final de año, como una muestra de que es difícil «extrapolar» esa inflación a la hora de redactar el IRPF.

Los datos por provincias, al tratarse de un análisis del IRPF en función de la renta, implican que aquellas comunidades con las rentas más altas: Madrid o Barcelona, son también las que tienen el mayor incremento encubierto del IRPF. En concreto, en Madrid es de 240 euros, por 2021, y de 861 de 2008 a 2021. En Castilla-La Mancha el incremento medio es de 177 euros, entre los 156 de Cuenca y los 204 de Guadalajara.