scorecardresearch

Visto para sentencia el primer juicio por agresión a médicos

Pilar Muñoz
-

La fiscal cree probado que el médico de Tomelloso sufrió una brutal agresión, pero atendiendo al informe de los forenses sólo cabe acusar a los dos procesados de atentado y lesiones leves, y no de intento de homicidio como sostienen las acusaciones

Visto para sentencia el primer juicio por agresión a médicos

La fiscal del caso considera probada la agresión y violencia ejercida contra un médico de Urgencias de Hospital de Tomelloso la mañana del 12 de marzo de 2019 y, atendiendo a la prueba practicada en el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Ciudad Real, sobre todo al informe de los médicos forenses, considera que sólo tiene encaje el delito de atentado a la autoridad en concurso con otro de lesiones leve. De este modo, ha mantenido la petición de condena de dos años y nueve meses de cárcel para cada uno de los dos procesados. 

Desde el inicio, la fiscal ya introducía el delito de atentado tanto en el caso de los dos médicos como en el de los vigilantes de seguridad. 

Los acusados José Luis R. T. y su hermano Juan Antonio "se lanzaron contra el médico, uno de ellos le cogió por el cuello apretando con fuerza, mientras el otro le daba patadas después de ponerle la zancadilla provocando que cayera al suelo. Le golpearon y no abandonaron la consulta de forma pacífica como han dicho, sino que tuvo que intervenir un vigilante de seguridad y después la Guardia Civil". Así lo considera probado la fiscal, que discrepa del delito de homicidio en grado de tentativa que han defendido los letrados de la acusación particular y popular. 

Para la fiscal, atendiendo al informe de los médicos forenses, la tipificación jurídica es un delito de atentado a la autoridad en concurso con lesiones leves. "Con el mayor respeto a los sanitarios tenemos que ser rigurosos", dijo tras subrayar que el hecho de que no hubiera lesiones graves no significa que el caso no revista una enorme gravedad. 

Los acusados han dado una versión exculpatoria que "no tiene credibilidad" para la fiscal, quien estima probado que golpearon al médico, uno de ellos le agarró con fuerza del cuello, pero las lesiones causadas son de carácter leve y "no supusieron un riesgo vital para la vida del médico".

Los forenses han declarado esta mañana que el médico sólo presentaba eritemas en el cuello y una herida en el codo al caer al suelo. Han indicado que vieron al facultativo cinco días después de los hechos, pero han explicado que en sus conclusiones también se han basado en el parte médico de los propios compañeros del agredido que lo examinaron poco después de ser atacado por los procesados. 

Según los forenses, el facultativo presentaba escoriaciones y eritemas. Del mismo modo, han asegurado que del parte médico no se describen signos compatibles con un intento de asfixia. "No se ha detectado síntoma alguno" en este sentido, han sostenido. 

El médico víctima de la agresión ha declarado que uno de los encausados se abalanzó sobre él y le hizo la llave conocida como 'mata león'. 

Los médicos forenses, a preguntas de las acusaciones, han dejado claro que no cuestionan lo declarado, pero han insistido que un intento grave de asfixia o estrangulamiento deja marcas como roturas de vasos capilares, tranquea u otros signos en la nuca. 

Respecto a las lesiones de la médico que acudió en auxilio del compañero, han dicho que fueron muy leves. Otra cosa son las lesiones psicológicas. Los dos facultativos tuvieron que ser atendidos por asistencia tras la agresión.

Esta mañana también ha subido al estrado uno de los vigilantes de seguridad que quedaba por testificar. Ha sido más claro que su compañero y ha aseverado que los procesados estaban muy agresivos cuando llegaron tras pulsar el médico atacado el botón del pánico.

Uno de los encausados llegó a quitarle las defensas al vigilante. 

Acusaciones particular y popular. Los letrados Félix Aponte y Miguel Redruello que defienden a los dos médicos y Tomás Franco, que ejerce la acusación popular en nombre del Colegio de Médicos de Ciudad Real, han mantenido la petición de condena por un delito de homicidio en grado de tentativa y otro de atentado en concurso de lesiones, aunque han modificado la pena rebajando dos grados. De este modo, piden cuatro años de cárcel para José Luis R. T. al creer probado que es autor de un delito de homicidio intentado. 

Félix Aponte, que defiende al médico, discrepa de la calificación jurídica de la fiscal en cuanto a los hechos ya que, a su juicio, "hubo voluntad de matar" y por ello pide que se condene a José Luis R. T. por un delito de homicidio en grado de tentativa.

Para el otro acusado, Juan Antonio R. T. solicita una pena de dos años y nueve meses de cárcel por un delito de atentado a la autoridad. 

En los mismos términos se han expresado los letrados Tomás Franco y Miguel Redruello, quien ha destacado el proceder de la médico que salió en defensa del compañero cuando estaba siendo agredido por los dos hermanos. "Venciendo su miedo acudió en su auxilio", ha precisado.

Defensa. El letrado Eduardo García de León que defiende a los encausados ha expresado su "sorpresa" ante la persistencia de las acusaciones particular y popular, pese al informe de los médicos forenses y de los compañeros de los facultativos que han sentado en el banquillo a sus clientes. "El médico fue reconocido inmediatamente por sus propios compañeros, que no observaron lesiones de gravedad porque no las había. Sólo tenía una pequeña herida en el codo que necesitó un punto de sutura. Esa es la gravedad del asunto", ha recalcado García de León tras pedir la absolución para sus clientes con todos los pronunciamientos favorables. 

"Se ha criminalizado a mis clientes cuando a la vista del parte médico y de los informes de los forenses sólo había una pequeña lesión fruto de un forcejeo". Abundando en ello, ha dejado en el aire las preguntas "dónde está el delito de homicidio en grado de tentativa? ¿dónde está el delito de atentado? No se puede fabular", ha concluido.

El juicio, primero que se celebra en la Audiencia Provincial de Ciudad Real por atentado, agresión a sanitarios, ha quedado visto para sentencia.