Los Multicines Ortega cierran por la falta de estrenos

D.A.F.
-

Las salas de cine de Puertollano reconocen la caída de espectadores, pero también la falta de una oferta consistente por parte de las distribuidoras estadounidenses

Los Multicines Ortega cierran por la falta de estrenos

Los Multicines Ortega de Puertollano han decidido cerrar sus puertas ante la dificultad para dar forma a una cartelera atractiva dada la parálisis de las grandes distribuidoras estadounidenses y el retraimiento de los espectadores por la pandemia de Coronavirus.

El patriarca de la familia propietaria de esta empresa, Mariano Ortega, explicó a La Tribuna que la decisión de echar el cierre es absolutamente lógica, “si ganas menos puedes aguantar, pero es que estábamos perdiendo dinero”. Así, refiere que en ocasiones “se ha abierto una sala con capacidad para 80 espectadores para dos o tres personas y durante ese tiempo hay que tener el aire acondicionado funcionando”, mientras que en algunos fines de semana hay películas que se han quedado en 30 o 40 espectadores.

Sin embargo, Ortega reconoce que no solo la actitud del público condiciona la presencia de espectadores. “Las grandes distribuidoras están retrasando los estrenos, se han gastado mucho dinero en hacer las producciones y prefieren esperar para hacer los estrenos en un época en que haya más público”. De esta forma, la mayor parte de los títulos disponibles “son de productoras pequeñas que nosotros nunca habíamos traído”

De momento, la familia Ortega se mantiene expectante sobre los posibles estrenos que puedan anunciarse para Navidades. “Si hay películas interesantes para esas fechas podríamos plantearnos abrir durante dos semanas, hasta el seis o siete de enero”, comenta Mariano Ortega, que se muestra escéptico sobre esta posibilidad y cree que la situación podría alargarse incluso hasta la Semana Santa.

Por otro lado, entre las productoras europeas ha surgido un movimiento que promueve un flexibilización de la normativa por el que las películas podrían estrenarse directamente en plataformas digitales, sin tener que pasar los largos plazos de espera que marca la legislación vigente entre el estreno con la proyección en sala y la emisión por distintos medios electrónicos; un movimiento que también afectaría al negocio de las salas de cine.