El Infocam aplican las quemas prescritas en 25 hectáreas

D. R.
-
Un efectivo del Infocam prende fuego a una zona de pastos junto a los depósitos de agua de la Variante del Minero. - Foto: D. R.

El objetivo es reducir el riesgo de incendio en las zonas este y oeste de la ciudad, actuándose en la Variante del Minero, en los depósitos y en el Cerro del Tío Pedrillo.

Más de medio centenar de efectivos del Infocam (Incendios Forestales de Castilla-La Mancha) ejecutaron ayer los tres planes de quemas prescritas de Puertollano, actuándose en algo más de 25 hectáreas divididas en tres zonas: Variante del Minero y CR-506 junto al complejo petroquímico, la zona de los depósitos de agua de la Variante del Minero y el cerro del Tío Pedrillo. O lo que es lo mismo, las zonas este y oeste de la ciudad industrial, todo ello con el objetivo de evitar futuros incendios forestales en estos lugares, peligrosos por su cercanía tanto al casco urbano como a la refinería de Repsol.
De hecho, estas quemas controladas son estudiadas a nivel mundial debido a su cercanía a una ciudad de mediano tamaño y a un complejo petroquímico, así como por otras características que las hacen únicas como son actuarse en zonas atravesadas por gasoductos y líneas eléctricas de alta tensión, además de hacerse en coordinación con otros servicios de emergencia. En este caso, junto al personal del Infocam colaboraron bomberos de Emergencia Ciudad Real 1006, Protección Civil del Ayuntamiento de Puertollano, Guardia Civil de Tráfico, Policía Local, Brigada de Carreteras de la Diputación Provincial de Ciudad Real y una unidad medicalizada del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) en preventivo, ubicándose el Puesto de Mando Avanzado en el Centro de Transportes.
De este modo, a las 9.00 horas comenzó la reunión preparatoria de las quemas prescritas, atendiendo todo el personal afectado a las indicaciones impartidas por el jefe del operativo, Juan Pedro García, tras lo cual sobre las 10.00 horas se dio inicio de forma casi simultánea a las tres quemas prescritas, levantándose en algunos casos altas nubes de humo. Además del jefe del operativo, la estructura organizativa contó con un oficial de enlace, un analista, una unidad de control de situación y tres subjefes de quema sobre el terreno (Alfa 1, Alfa 2 y Alfa 3) cada uno de ellos con su propio equipo humano y técnico, utilizándose vehículos todoterreno y camiones autobomba. La comunicación entre los efectivos terrestres y el Puesto de Mando Avanzado fue constante durante todo el proceso, tanto por radio como por telefonía.
En este tipo de actuaciones, el fuego con el que se trabaja es de baja intensidad y solo afecta a la superficie herbácea, siendo el objetivo evitar que posibles incendios en las zonas mencionadas se extiendan a las masas forestales que rodean la ciudad y también rebajar su intensidad, de tal forma que éstos no supongan un peligro para los vecinos de barriadas periféricas. De hecho, desde que se llevan a cabo quemas prescritas no sólo se ha reducido el número de avisos por incendio sino que además los que se han producido han sido en zonas menos peligrosas.
Las quemas prescritas se llevaron a cabo hasta las 14.00 horas, aproximadamente, llevándose a cabo durante estas cuatro horas lo que se conoce como fase de ignición, mientras que la tarde se aprovechó para poner en marcha el plan de vigilancia de la quema con el objetivo de evitar reproducciones. Aunque el grueso de los trabajos quedó finalizado en el día de ayer, durante la mañana de hoy también se actuarán en diferentes puntos de las tres zonas donde se ha actuado en este año.
Cabe destacar que las fechas elegidas por el Infocam para realizar las quemas prescritas no son azarosas, sino que se tienen en cuenta previamente dos requisitos fundamentales para su puesta en marcha. En primer lugar, que se den unas condiciones meteorológicas conocidas como «dentro de ventana», es decir, que tanto la temperatura, como la humedad relativa y la velocidad y dirección del viento sean las necesarias, y por otro, la fenología de los combustibles a utilizar. En este sentido, cabe destacar que las quemas prescritas no suponen un daño para el ecosistema, sino que lo rejuvenece.