De Ganchillo y flores de papel

Pilar Muñoz
-

Un grupo de residentes de la Ciudad de Matrimonios fieles a la tradición han elaborado dos vistosas cruces de mayo

De Ganchillo y flores de papel - Foto: Tomás Fernández de Moya

El ganchillo está de moda y las residentes de la Ciudad de Matrimonio de Ciudad Real han demostrado estar a la última y ser maestras en el arte del crochet. Fieles a la tradición de la fiesta de los mayos, han elaborado una bonita y vistosa cruz de ganchillo que  ha quedado instalada en la entrada de la residencia Ciudad de Matrimonios ubicada en la ronda de Toledo.  

Esta cruz de mayo se ha realizado en el taller  de costura de los miércoles que ha vuelto a retomar su actividad tras el año pasado marcado por el confinamiento y las medidas de distancia   para evitar los contagios de COVID. «Ha servido de motivación», les ha devuelto las ganas y la ilusión de volver a realizar trabajos manuales y de envergadura como la cruz de mayo de ganchillo con tulipanes y otras flores, explica a La Tribuna la encargada del centro, Pilar Redondo, quien añade que también han elaborado otra hermosa cruz de mayo con flores a base de servilletas de papel. Esta la han colocado bajo el techo de la entrada de la residencia. Las dos cruces han sido realizadas por un grupo de mujeres residentes formado por Prado Alba, Juliana Ferrea de la Torre, Juana Palomares, Luisa García, Teresa Cuchillero, Sacramento García, Dolores de Castro, Alis de Jesús, Micaela Herreros, Justa Merino, Alicia Cañadas, Justa Tapiador, Manuela Barco y Alejandra Cortés. También han  contado con la ayuda de Lucía Buceta y Juan Romero, dos estudiantes de prácticas de FormaciónProfesional de Grado Superior en la especialidad de Dietética y Nutrición.

La tercera cruz de mayo es obra de Alberto Sánchez. La elaboró hace un par de años con latas de tomate y han querido volver a instalarla.

Todos han formado «un gran equipo», destaca la directora de la residencia Ciudad de Matrimonios, Isabel Quintanilla, quien subraya que ha sido una labor realizada con «esmero»y «mucha ilusión» de los residentes. De este modo han dado la bienvenida al mes de las  flores  y los mayos. Las cruces permanecerán en el lugar donde las han colocado todo el mes, hasta el día 31.