La mejor de un año difícil

Maricruz Sánchez (SPC)
-

La asturiana Lara Roguez, del restaurante Kraken, se alza con el premio Chef de 2020

Roguez da rienda suelta a su cocina en su local del Acuario de Gijón

Encontrar el camino correcto hacía la verdadera vocación en la vida no siempre es fácil. Y son muchos los ejemplos de ello; personas que terminan triunfando en campos para los que parecían no estar destinados. De formación ingeniera industrial, con un máster en robótica, Lara Roguez es uno de estos milagros de la segunda oportunidad. Tras culminar una dura y tremendamente específica formación universitaria, descubrió por casualidad que su pasión era la cocina. Así, emprendió estudios en la Escuela de Hostelería de Gales, pasó por fogones de alto nivel de todo el mundo y, en 2018, llegó al que sería uno de los lugares que marcarían su carrera: el Bioparc Acuario de Gijón. 
Al fin y al cabo, Roguez es asturiana, y la tierra tira. Allí es, desde entonces, jefa de cocina del restaurante Kraken, donde desempeña una labor por la que acaba de ser galardonada con el premio Chef del Año 2020. Un reconocimiento que busca, como señalan sus organizadores, ensalzar «su compromiso con la creatividad, la gastronomía, el producto local, así como su liderazgo femenino en la alta gastronomía española».
Su nombre fue elegido durante el reciente Congreso de chefs profesionales Spainchefs 2020 celebrado en Sevilla, gracias al impulso de la reconocida asociación del sector, Worldchefs Association, y la Selección Española de Cocina Profesional de Competición, que reúne a genios de los fogones de reconocido prestigio.
Roguez es, además, la directora de la Selección femenina e integrante de la Junta de Selección, siendo la primera mujer en formar parte de la Selección Española de Cocina de la Historia.
La asturiana acaba de diseñar una serie de menús especiales para el Bioparc de Valencia y el Bioparc de Fuengirola, que se pueden degustar frente a la sabana en Valencia y frente a la selva en Fuengirola, respectivamente.
También está consiguiendo hacer del mencionado restaurante Kraken una referencia gastronómica en Asturias y el resto de España, con especialidades tan sugerentes como el pulpo braseado con picadillo de jabalí o la lubina con farsa de alcachofas y chorizo.


Algas, anémonas y mar

Tienen precios asequibles, un sabor excepcional para quien disfrute con el verdadero sabor al mar y sus delicias y, al contrario de lo que pueda parecer, su preparación es muy sencilla. O al menos eso defiende Roguez, cuando en alguna ocasión ha protagonizado un showcooking -en el auditorio del equipamiento marino, dentro de la programación del Festival Arcu Atlánticu- con las anémonas, las algas y el agua de mar como ingredientes protagonistas.
«Son productos marinos que habitualmente asociamos a restaurantes y no se suelen emplear demasiado en casa, pero pueden utilizarse en recetas muy fáciles de preparar, muy nutritivas y ricas», aseguraba tras sus exhibiciones la ahora laureada chef.
Pero, ¿es también fácil conseguir estos productos para cocinarlos en casa? Las algas, por ejemplo, ya tienen más recorrido y es más sencillo encontrar diversos tipos, pero Roguez explica que hay un supermercado en Gijón que tiene el alga codium, también llamada alga percebe por su excepcional sabor, a solo cuatro euros el kilo. 
Desvelaba así uno de sus secretos una maestra de los fogones hecha a sí misma. Una valiente que un día cambió la robótica por las cazuelas y que, desde entonces, no ha dejado de demostrar que fue todo un acierto tomar esa decisión.