Arrancan las catas en el antiguo inmueble de la CEOE

M. S. / LT
-

De éstas depende que el edificio se rehabilite o se derribe como pedían los empresarios provinciales

Arrancan las catas en el antiguo inmueble de la CEOE - Foto: Pablo Lorente

El antiguo edificio de la CEOE en Ciudad Real, en la ronda de la Mata, ha reabierto sus puertas estos días para someterse a las catas necesarias para conocer el estado del edificio ante su posible vuelta a la vida como nueva sede de Fecir. Según explicó el presidente de la CEOE Carlos Marín a La Tribuna, estas catas llegan con algo de retraso, «unos cinco meses», pero son básicas para que una vez que se dé el visto bueno al proyecto se puedan realizar la obras pertinentes.
El anuncio de rehabilitar la antigua casa de los empresarios de la provincia, con el fin de convertirlo en la nueva sede de Fecir se producía a en el mes de diciembre. Entonces, su presidente, Carlos Marín, ya dejaba claro que la intención de los empresarios ciudadrealeños era tirar el viejo inmueble y construir, en el mismo emplazamiento, una nueva sede. El motivo que aludían para optar por el derribo, y no la rehabilitación que nunca llegaba, era el mal estado en el que se encontraba y encuentra el edificio y del que deberían dar cuenta ahora las catas que se está realizando. En Fecir se llegaba a la conclusión del derribo tras una visita al edificio con los técnicos municipales que constataron, como apuntó Marín a La Tribuna en diciembre, «el mal estado del inmueble, con riesgo incluso de desprendimientos para la gente que pasa por allí».
La intención de Fecir ha sido siempre la de volver a la sede de la ronda de la Mata. El edificio es propiedad del Ministerio de Trabajo, que lo tiene cedido a Cecam que, a su vez, lo cedió a Fecir. Víctima del abandono y ‘okupado’, el edificio que antes fue la cárcel de Ciudad Real, se abandonó siendo aún CEOE en 2006 para abrir la sede de Miguelturra, cuya gestión provocó que la patronal entrara en concurso de acreedores y desapareciera por la imposibilidad de hacer frente al coste del inmueble.
La nueva patronal Fecir tiene hoy su sede en la plaza Mayor y los primeros estudios sobre el coste real de la rehabilitación del edificio se situaban en torno a los 1,8 millones de euros, lo que venía a justificar la apuesta de los empresarios por el derribo, ya que «sería más barato derribarlo y levantar un edificio nuevo que rehabilitarlo» como explicó Marín entonces, quien hablaba en diciembre de un proyecto «prioritario» para los empresarios ciudadrealeños y también para el propio Ministerio de Trabajo que se ha topado con la prórroga de los Presupuestos Generales del Estado que impiden acometer la obra.
«Queremos recuperar un sitio emblemático que nunca se debió abandonar», señalaba entonces Carlos Marín, quien además defendía que su recuperación ayudaría a «dar vida» a esta zona de la capital.