La Tribuna de Ciudad Real
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

El 65% de multas de foto-rojos son a conductores de fuera

Manuela Lillo - sábado, 1 de diciembre de 2018
El 65% de multas de foto-rojos son a conductores de fuera - Foto: Tomás Fernández de Moya
El primer año de los dispositivos se salda con casi 4.900 denuncias, «demasiadas» para el equipo de Gobierno

El sistema de los foto-rojos, el que ‘caza’ a los conductores que se saltan el disco en rojo, cumplió en octubre su primer año en funcionamiento en Ciudad Real y en este periodo ha impuesto un total de 4.891 multas, de las cuales 1.741, es decir, el 35 por ciento, corresponden a conductores de la capital, mientras que el 65 por ciento restante, hasta 3.150 denuncias, son a conductores de otros municipios.
Así lo relevan los datos facilitados a este diario por el Ayuntamiento de Ciudad Real y en los que se detalla que se han tramitado 239 multas a conductores de Miguelturra, a 149 de Puertollano, 142 de Madrid, 134 de Malagón, 133 de Daimiel y a 88 de Bolaños de Calatrava, si bien también recoge una especie de ‘cajón de sastre’ que aglutina hasta 2.265 multas a conductores de distintos municipios que no han cumplido con la obligación de parar con el semáforo en rojo y que han sido ‘pillados’ por este sistema de control.  
El edil de Movilidad, David Serrano, afirmó que quizá los conductores de la capital conocen en mayor medida dónde está instalado este sistema «o se fijan más», si bien subrayó el alto volumen de vehículos de otras localidades que circulan por la capital y recordó que la obligación de parar en un semáforo en rojo corresponde a todos los conductores. «Tienen que parar sean de Ciudad Real o sean de fuera porque si no se crea una situación de inseguridad y puede dar lugar a un atropello, más con las velocidades a las que en ocasiones circulan en estas zonas», dijo.
No obstante, reconoció que el número de multas impuestas en este primer año han sido «demasiadas» y que el dato es «malo» y «preocupa» al constatar que «hay tanta gente que no respeta la fase roja de los semáforos», máxime           -apostilló- cuando se informó de su instalación y cuando los foto-rojos están señalizados en cada uno de los cuatro puntos de la ciudad. El único resquicio para el optimismo al que trató de acogerse el edil fue la «tendencia a la baja» que se ha registrado en los últimos meses, puesto que si bien en noviembre de 2017, el primero completo que se cerró, hubo hasta 518 sanciones, a partir de julio de este año se han situado por debajo de las 400.
«Los datos no nos gustan y quisiéramos que no hubiera ninguna», prosiguió el edil de Movilidad al mismo tiempo que dijo confiar en que «la gente haya tomado conciencia de que hay que parar con la fase roja». «Es la manera de concienciar, no nos queda otra», incidió David Serrano mientras señaló el esfuerzo que se realiza también desde el Ayuntamiento para educar a los más pequeños en el ámbito de la seguridad vial a fin de que las generaciones futuras cumplan con la normativa de circulación y paren en el apenas minuto y medio que permanecen encendidos los semáforos en rojo.
Los foto-rojos comenzaron a operar el 16 de octubre de 2017 y se instalaron en cuatro puntos de la ciudad que se caracterizan por su gran flujo de peatones y por su cercanía a centros educativos. De este modo, el situado en la ronda del Carmen número 1, frente al parque de la Puerta de Toledo, ha sido el que más sanciones ha impuesto en este primer año, con hasta 1.651, una media de cuatro cada día. Para el edil, esto guarda relación con el mayor número de vehículos que circulan por esta zona de la capital y que en muchos casos son de paso, con destino a Toledo u otros puntos.
Por su parte, el foto-rojo situado entre la ronda de Ciruela y la puerta de Alarcos, a la altura del antiguo colegio Ferroviario, ha servido para formular 1.325 denuncias (27,09% del total); seguido del ubicado en la ronda de Calatrava, frente a la Escuela de Ingenieros Técnicos Agrícolas (ITA), con 1.176 multas (el 24,04%) y del foto-rojo de la ronda de Granada, junto al instituto Santa María de Alarcos, con 739 (el 15,11%).
  La instalación de los foto-rojos era una de las medidas que se incluía en el Plan de Seguridad Vial, ya que se tenía la constatación desde el Ayuntamiento de que había conductores que no respetan la fase roja de los semáforos y de ahí su instalación, dijo Serrano, que insistió en la necesidad de actuar frente a esa circunstancia. En este sentido hizo «una llamamiento serio a la responsabilidad de los conductores. No queremos recaudar con esto, ojalá que la gente respetara la circulación vial y no pusiera en peligro la seguridad», dijo David Serrano. La instalación de los foto-rojos generó polémica en la capital y fue objeto de debate en el Pleno municipal celebrado esta semana, donde Serrano respondió acerca del procedimiento que se llevó a cabo para su contratación e instalación.
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Ciudad Real se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD