La Tribuna de Ciudad Real
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

El Alarcos es colíder

Manuel Espadas - sábado, 20 de octubre de 2018
Recurso técnico de James Parker para anotar un brillante gol de rosca - Foto: Pablo Lorente
24
BM Alarcos
22
Bordils
Finalizado
Triunfo del equipo de Márquez ante el Bordils en un mal partido, pero que le sirve para ser segundo

El Vestas BM Alarcos ha demostrado en cuatro días que se puede perder con buenas sensaciones y ganar dejando muchas dudas. Ante un Bordils inferior, el conjunto de Javier Márquez ha jugado esta tarde con fuego y ha estado a punto de quemarse en el que ha sido, sin duda, su peor partido en lo que va de temporada. Después de acumular errores, falta de concentración y malos lanzamientos, el equipo manchego pudo dar la vuelta a un marcador que le era adverso a falta sólo de seis minutos (19-21), y gracias a los riesgos tomados por su rival atacando en inferioridad numérica con portería vacía, lo que le costó hasta tres goles en contra. Al final, victoria por 24-22 gracias a un parcial final de 4-1 y dos puntos que le convierten en colíder de la clasificación, junto al Barça B.  
Además, es de justicia recordar que los catalanes se presentaban a la cita con varias e importantes ausencias, lo que obligaba a Sergi Catarain a completar la convocatoria con hasta cinco jugadores de su filial. Un panorama distinto a un Vestas Alarcos en plenitud física y anímica, salvo las ausencias de los renqueantes Fran Vidal y Manu Díaz, y con Sarió ‘tocado’ en el banquillo. Dicho de otro modo, ayer no se le podía escapar el triunfo a los de Javier Márquez, y afortunadamente no se les escapó.
El Bordils, que cedía el papel de favorito al Alarcos, intentó sorprender a su rival con una incómoda defensa 3-2-1, mientras que los locales apostaron de inicio por su clásico 6-0.
Unos primeros minutos de imprecisiones en ambos conjuntos y con un Jordi González muy acertado entre los tres palos de la meta del Bordils, al que mantenía delante en un marcador perezoso al que le costaba mucho moverse (4-6, min. 13).
Si en la cita copera contra el Bidasoa se pudo ver a la mejor versión del Alarcos en la primera mitad, la primera parte de ayer fue para olvidar; Javier Márquez solicitaba el pertinente tiempo muerto. Pero ni por esas. La irregularidad local rozaba el despropósito con el paso de los minutos, con las alarmas a punto de saltar en el Quijote Arena (7-9, min. 22). La única buena noticia de esta primera mitad era que, pese a la mala tarde de los ciudadrealeños, el partido se mantenía equilibrado. Sólo la salida a la pista de Victoriano Alises, siempre valiente en la finta y con las ideas claras para atacar defensas abiertas, evitaba que este primer acto se saldara con derrota provisional (10-9). La lección estaba aprendida: o se mejoraba en el segundo acto o los dos puntos en juego corrían serio peligro. La ‘exhibición’ copera frente al Asobal Bidasoa estuvo muy bien, pero lo de ayer exigía volver a plantar los pies en la tierra y ponerse el traje de faena.
sin novedades. En la segunda parte parecía que los alarquistas se habían aplicado esta lección, pero sólo fue un espejismo. Se podía creer que los de Ciudad Real iban a solventar la papeleta de un modo relativamente sencillo, sobre todo cuando Roberto Rodríguez hacía desde su área y a portería vacía el 14-12. Eran los mejores momentos de un Alarcos liderado por el argentino James Parker, muy activo y acertado. Sin embargo, en una acción en defensa desmedida de Canyigueral, el ex de Polvorines se golpeaba en la cabeza al caer al suelo y tenía que abandonar la pista.
La decoración no cambiaba y el marcador seguía engordando muy a duras penas, amenazando con llevar el partido a un final incierto y peligroso para los intereses locales.
La ausencia de Parker era solventada con la presencia en la pista de dos centrales, Beret y Alises, porque la opción Sarió era descartada cuando éste lanzaba por encima del larguero su primer y único intento. Mientras, en defensa se sufría mucho para parar a un habilidoso Ferrer y al efectivo pivote Márquez.
Pero entonces llegó una acción decisiva. El propio Márquez era excluido y esa inferioridad se traducía en un parcial de 4-0, con dos goles a puerta vacía de Beret y Negrete ante la osada opción de atacar sin portero ordenada por Catarain, que le costaba la derrota a los suyos y facilitaba el triunfo del Alarcos. Los de Márquez sacaban adelante uno de esos partidos feos y grises en los que el año pasado, posiblemente, hubiera tropezado. Y ahora, a por el Cisne.         

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Ciudad Real se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD