30 años de Narea

M. Sierra - viernes, 1 de febrero de 2019
30 años de Narea - Foto: Tomás Fernández de Moya
La compañía ciudadrealeña celebra sus tres décadas de historia con el estreno de su último montaje, 'En la casa de Da Vinci'

Un grito rompe la monotonía de una mañana fría en una calle de Moral de Calatrava. Su procedencia, el Teatro Municipal, a priori, cerrado a cal y canto, pero siguiendo esa voz se llega a una puerta que no opone resistencia para abrirse y que lleva al visitante a la oscuridad de un teatro vacío, primero, y después al único foco de luz que hay en esta estancia, la de su escenario, convertido en una casa del renacimiento, más concretamente, en la de Leonardo Da Vinci. La Tribuna se cuela así en el ensayo del último montaje de la compañía ciudadrealeña Narea, que este año cumple 30 años y lo hace metiendo en su maleta una nueva historia, En la casa de Leonardo, con la que esta agrupación rinde su homenaje a uno de los grandes genios de la humanidad cuando se cumplen 500 años de su muerte.
Caracterizados hasta los pies, y con el estreno a las puertas, tendrá lugar el domingo en el Teatro Quijano de Ciudad Real a las 12.00 horas, lo que toca son los ensayos generales.
En casa de Leonardo está dirigido a un público familiar, que es una de las marcas de identidad de esta compañía que siempre defendió llegar a uno de los públicos más exigentes con espectáculos «bien montados».
«Llevábamos tiempo interesados en hacer algo de Leonardo y aprovechamos que este 2019 se celebraba el 500 aniversario de la muerte del genio», comenta Javier Moncada, mientras se toma un respiro minutos antes de volver al escenario. Una poblada barba cubre su cara, tal vez por aquello de meterse mejor en el papel de un magullado Zoroastro, criado de Da Vinci que tras varios accidentes busca alguien que le sustituya como ayudante de su ‘loco’ señor. Es ahí donde entra el otro 50 por ciento de este proyecto teatral, César Alcázar, que, como tantas otras veces, le da la réplica sobre el escenario convertido en el otro posible criado, Battista.
Con el nuevo montaje en escena, Narea sumará más de 36 en cartel y miles de funciones, teniendo en cuenta que esta compañía mueve «alrededor de 120 al año», según los cálculos de Moncada.
A las puertas de su cumpleaños como compañía, Moncada reconoce que ni se imaginaba que llegar aquí aquel día que se pusieron ante el público por primera vez con intención de ser profesionales. Tal vez porque nadie se creía que pudieran llegar a vivir de esto, algo que no solo han conseguido, sino que además lo han hecho rompiendo moldes al convertirse varias veces en la primera compañía que «hizo teatro-danza, teatro familiar en formato grande, algo que hasta La magia de los libros no se hacía; incluso un espectáculo musical en el agua, como La Sirenita...». En resumen, 30 años en los que «hemos hecho lo que hemos querido», según Moncada, citando incluso aquellos primeros años en los que él y Alcázar estaban solos y pasaban casi más tiempo en su furgoneta «haciendo kilómetros» que actuando, «cuando no había carreteras». De aquel pasado, cargado de anécdotas «para escribir un libro», Moncada recuerda una función que paró porque en el teatro sólo se oía el murmullo entorno a un Barça-Madrid. «El montaje se retomó justo después del partido».
Hoy, la escenografía del nuevo montaje y el vestuario confirman que Narea ya no es cosa de dos, aunque ellos sigan siendo el alma mater de este proyecto que nació bajo el nombre de Nómadas y lo más importante, nadie puede poner en duda su trabajo como profesionales de la escena.
Se acaba el descanso y el ensayo vuelve. Con la puerta cerrada, el sonido sale de nuevo a la puerta, ahora, con una carcajada de las muchas que ofrece al espectador En la casa de Leonardo. 
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Ciudad Real se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD