La Tribuna de Ciudad Real
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

El Inter pasa como un ciclón por Valdepeñas

Manuel Espadas - martes, 27 de noviembre de 2018
El Inter pasa como un ciclón por Valdepeñas - Foto: Foto: Tomás Fernández
El Viña Albali apenas ha podido poner resistencia ante la superioridad de un rival que no ha dado ningún tipo de concesiones (2-7)

Rápido, inapelable e 'indoloro'. Las más de dos mil personas que han llenado a reventar el nuevo pabellón Virgen de la Cabeza eran conscientes de que la gran fiesta del 27 de noviembre contaba con un 'invitado' que estaba para pocas concesiones hacia el anfitrión. El Movistar Inter, con el orgullo herido tras su última derrota, ha pasado por Valdepeñas como un ciclón, sentenciando el partido por la vía directa y sumando tres puntos que le hacían mucha falta tras su irregular arranque liguero. Los de Torrejón, que al descanso ya dominaban por 0-4, firmaban un claro y justo 2-7.
Apenas hubo tiempo para quejarse, para sentir dolor. En el segundo minuto Humberto hacía el primero de la noche, abriendo la cuenta goleadora de los suyos, continuada por Elisandro (min. 6), el mago Ricardinho (min. 11) y Borja (min. 14). Todo muy rápido, inapelable e 'indoloro'.
Ni el tempranero juego de cinco ordenado por Leo Herrera, ni el maravilloso apoyo desde las gradas de la maravillosa 'marea azulona' despistaron un ápice a un Inter dueño y señor de todo y ganador de todos los duelos. Sólo Dani Santos puso en aprietos a un seguro Álex González, en una primera parte en la que a los locales les costaba mucho salir de la presión del quinteto madrileño, con un Mendiola con mucho trabajo entre los tres palos.

La segunda mitad comenzó con el quinto de la noche, obra de Gadeia, y después Ricardinho firmaba dos más (minutos 33 y 36), el último con una definición magistral que se mereció el aplauso de la sabia afición valdepeñera, a los que el portugués respondía agradecido.

Tras la expulsión por doble amarilla (doble protesta) de Juanan, el partido no podía acabar sin un buen sabor de boca, y éste lo pusieron los goles del honor del Viña Albali. El primero, obra de Dani Santos a pase de Kike (min. 37)y el segundo gracias a un impresionante derechazo de Zamo que se colaba por la escuadra de la portería interista (min. 39). Un final feliz a una derrota 'indolora' y en una noche para no olvidar nunca. El Valdepeñas ha vuelto a casa, y a qué casa.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Ciudad Real se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD