La provincia encadena 15 años con subida del paro en enero

I. Ballestero - martes, 5 de febrero de 2019
La provincia encadena 15 años con subida del paro en enero - Foto: Tomás Fernández de Moya
El desempleo creció en 1.089 personas el mes pasado empujado por el final de las rebajas en el sector terciario, que acumuló la mayor pérdida de empleo en diez años en un inicio de ejercicio en la hostelería

Llegó el final de enero, acabó la campaña de rebajas en el comercio y la de Navidad en la hostelería y las cifras del desempleo volvieron a su invierno particular. Con el de este ejercicio, Ciudad Real suma 15 años seguidos sumando parados en el mes de enero, y aunque el incremento no es ni mucho menos uno de los más elevados y la destrucción de empleo es más moderada que en anteriores ejercicios, la evolución subraya una vez más la dependencia laboral de la provincia de los estímulos temporales. Subió el paro en el primer mes del año porque acabaron las contrataciones del plan de empleo regional, y el sector público perdió casi 600 puestos de trabajo; subió el paro porque terminó la campaña navideña de la hostelería, que perdió casi medio millar de empleos en un solo mes; y creció el paro porque en los 31 primeros días de 2019 se destruyeron más puestos de trabajo en el comercio que en ningún mes de enero de toda la década anterior.
Las cifras publicadas ayer por el Ministerio de Trabajo sitúan en 46.875 las personas en situación de desempleo en la provincia de Ciudad Real. Eso supone que el paro creció en 1.089 personas en el inicio del año en la provincia, que todavía se mueve en trayectoria positiva en términos interanuales (4.898 parados menos que al cierre de enero del año anterior). El repunte del desempleo fue, sin embargo, más moderado que de costumbre, y dentro de los 15 años seguidos que lleva subiendo el paro en enero sólo hay tres en los que el incremento de desempleo fue menor, pero la ‘cuesta de enero’ en la que se ha instalado la provincia evidencia que en estos tres lustros no se han encontrado soluciones que palíen la temporalidad del trabajo generado. Aun así, el dato puede considerarse benigno, ya que pese a la subida con la que la provincia estrena el año, la cifra de parados es la más baja para un mes de enero desde el año 2009, cuando la crisis apenas se adivinaba aún en las principales magnitudes económicas.
No todos los sectores acusaron el inicio del año. El final de las vacaciones navideñas produjo un repunte en sectores como la industria o la construcción, que encuentran en esas fechas el final de muchos contratos laborales y de muchas altas en la Seguridad Social. Ambos sectores redujeron el número de personas inscritas en las listas del Sepe, pero esos descensos fueron insuficientes ante el incremento del resto de actividades económicas, ya que el paro subió en 218 personas en la agricultura, en 39 personas en el colectivo sin empleo anterior y creció en 1.374 personas en el sector servicios, donde la hostelería y el comercio se llevaron la peor parte.
El inicio del año 2019 ralentizó la pérdida de empleo. La afiliación a la Seguridad Social cayó en 869 personas en enero, el menor descenso de toda la serie histórica en un mes en un mes en el que incluso en la última vez que cayó el paro lo hizo a costa de perder afiliados, en esa paradoja que supone que el descenso de las cifras del desempleo no siempre va ligado a la creación directa de puestos de trabajo. La afiliación a la Seguridad Social se situó en el mes pasado en las  169.066 personas, y si se pone la lupa en los números de los diferentes regímenes y actividades económicas hay tres que salen peor paradas que ninguna: el comercio, la hostelería y los empleados públicos, a cuenta de ese analgésico temporal que suponen los planes de empleo de las administraciones públicas.
Fue ésta la causa de la mayor destrucción de empleo. La afiliación en la administración pública cayó en 597 personas en un mes en el que muchos de los primeros contratos que hace medio año se pusieron en marcha en una nueva edición del Plan de Empleo regional llegaron a su fin. Detrás se situó la hostelería, que perdió 428 afiliados en el inicio del año, un número elevado pero en sintonía con el comportamiento del sector en los últimos años, con el final de la campaña navideña. El tercero fue el comercio, que pese a tener un valor absoluto menor sí que llama la atención en términos relativos: en una década, ya que el Ministerio de Trabajo sitúa la punta del compás para trazar el círculo de la estadística de la afiliación provincial por actividades económicas en 2009, la destrucción de puestos de trabajo en el comercio no había sido tan elevada en el comienzo del año. El final de las rebajas se llevó por delante 259 puestos de trabajo, a los que hay que sumar los 69 autónomos que se dieron de baja en esta actividad. En la hostelería fueron 57 los trabajadores por cuenta propia que abandonaron la Seguridad Social.
Más información en la edición impresa

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Ciudad Real se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD