La construcción de vivienda nueva certifica "lento avance"

M.Lillo - lunes, 21 de enero de 2019
Los visados de viviendas se cifran en 759 en el año 2018 - Foto: Tomás Fernández de Moya
La capital lidera el crecimiento gracias a varias promociones impulsadas en otoño, con hasta 222 visados, mientras que Alcázar baja tras el 'tirón' del año pasado

La construcción de vivienda nueva registró «un lento avance» durante el pasado 2018, cuando se visaron 759 edificaciones, una cifra que marca un incremento del 10,8 por ciento en relación con las cifras con las que se cerró 2017, según los datos facilitados a La Tribuna por el Colegio de Arquitectos de Ciudad Real. Su presidente, Teodoro Sánchez-Migallón, se refirió a ese «aumento sostenido y sostenible» y puso de manifiesto que «estos datos se distorsionaron en 2017 por una gran promoción en Alcázar de San Juan y este año por varias promociones en la capital en este otoño, que producen un incremento de un 120% de viviendas en la capital y una bajada del 50% en Alcázar de San Juan».
Los datos de visados por municipios con los que radiografía el Colegio la situación del sector en la provincia ponen de relieve que en 2018 fue la capital la que lideró la construcción de vivienda nueva con 222 visados de proyectos, frente a los 97 de un año antes. Para el presidente de los arquitectos se trata de «una inflexión en la curva de crecimiento de las edificaciones» de la capital. Sánchez-Migallón señala a «promociones de pisos y no de viviendas unifamiliares como negocio inmobiliario, y posiblemente se ejecuten, aunque no son autopromociones. Es un salto en cantidad en la oferta de viviendas nuevas debido a una demanda de este tipo, o a una visión de mercado futuro. Es un síntoma de confianza», aseguró Teodoro Sánchez-Migallón en referencia a los 222 visados con los que cerró el año la capital.
Por lo que respecta a la situación registrada en Alcázar de San Juan, que en 2017 había llevado la ‘batuta’ en la construcción de nuevas viviendas, explicó que en 2017 hubo una «gran promoción que desajustó el nivel medio de viviendas, y creo que el número actual se ha normalizado, no lo considero una bajada», dijo en referencia a unas cifras que han pasado de 108 viviendas visadas en 2017 a 39 en 2018.
El mapa provincial de visados de viviendas refleja que Alcázar, «junto con Daimiel (de 42 a 31) son la que más bajan en visados, mientras que la comarca agrícola manchega se comporta muy bien con aumentos notables en La Solana (de 47 a 65), Membrilla (de 8 a 15) y Tomelloso (de 15 a 29)». Por su parte, el ladrillo «se sostiene en la comarca de Almagro, Moral y Bolaños, con un número destacable en proporción al número de habitantes, así como en Villarrubia. El resto de la provincia se mantiene en sus números medios», detalló el presidente del Colegio de Arquitectos de Ciudad Real, que agregó que los datos «reflejan un lento avance del sector de la vivienda nueva, a la espera de que las incertidumbres político-sociales den seguridad a la inversión».
El sector de la construcción retoma, poco a poco, el pulso de la vivienda nueva y se aleja de la cifra de 2015, cuando los visados tocaron suelo con apenas 529 proyectos, pero con una distancia abismal en relación con el año en el que se marcó el récord provincial. Fue en 2006, en pleno boom de la economía y, en particular, del ladrillo, cuando se llegaron a visar hasta 14.335 proyectos. Con la crisis, la realidad fue bien distinta y el sector fue de los más afectados hasta permanecer en una situación de práctica parálisis.
El presidente del Colegio de los Arquitectos indica que ahora, «el sector ha cambiado, el mercado es distinto, la situación económica también, no se puede hablar de crisis, sino de un nuevo sistema, con unos números muy distintos a los de hace 12 años, y creo que seguirán así durante muchos años».
De este modo, el sector no espera grandes oscilaciones de datos en los próximos años y considera que, aunque hay «empresas que han sobrevivido, que se han adaptado a la nueva situación y mantienen su actividad, todavía queda mucho por mejorar en esta adaptación, pero la incertidumbre no les permite una progresión o expansión». En este sentido pueden influir cuestiones como las citas electorales previstas para este año en los municipios y la región, así como en un escenario político nacional marcado por un gobierno, el de Pedro Sánchez, que se encuentra en minoría, y con constantes referencias a un adelanto electoral por parte de los partidos de la oposición. Todo eso condiciona también medidas en materia económica y social que pueden frenar en parte la expansión de empresas.
En referencia a la situación que presenta Ciudad Real en relación con otras provincias de la región, el presidente del Colegio de Arquitectos indicó que «la curva de crecimiento sostenida de la construcción de viviendas no se da igual en las demás provincias, donde se producen picos en sus curvas de crecimiento, dando resultados a veces negativos, teniendo que analizar varios años para ver la curva real».
Con motivo del ‘frenazo’ que se registró en la vivienda nueva, la reforma de inmuebles fue uno de los nichos de mercados que sirvió de salvavidas para el sector, si bien su incidencia fue discreta en algunas localidades. «En los municipios donde el principal producto residencial es la vivienda unifamiliar, no es tan significativo, pero en la capital sí creo que es un mercado importante y con futuro, aunque no tenemos datos de visado concluyentes», asevera.
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Ciudad Real se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD