La mitad de los que dejan su empleo cree que gana muy poco

Agencias - lunes, 31 de diciembre de 2018
La mitad de los que dejan su empleo cree que gana muy poco
El sueldo, la falta de oportunidades de crecimiento y los problemas para conciliar el trabajo y la vida personal son las principales causas por las que los profesionales abandonan su puesto

Al margen de las incidencias ajenas a los empleados que marcan el rítmo del mercado laboral, estar cómodo en el trabajo es fundamental para perpetuarse en él. Una circunstancia en la que el salario o la falta de oportunidades de crecimiento y de reconocimiento tienen un peso clave. Y es que, estas son las principales razones por las que los profesionales abandonan su puesto en España, según se desprende del informe anual Randstad Employer Brand Research 2018. 
En concreto, un sueldo demasiado bajo y que no crece es el motivo principal por el que el 51% de los españoles decide dejar su empresa. Aunque no es el único, ya que para el 44% también son relevantes la falta de opciones a la hora de promocionarse o de valoración (33%). 
Por otro lado, se tienen muy en cuenta los problemas para conciliar la vida laboral y personal o si la ocupación es poco interesante a la hora de cambiar de empresa. 
Así, del informe se desprende que para la mayoría de los encuestados (44%) el equilibrio entre el empleo y la familia es clave a la hora de seguir desarrollando su carrera en una compañía. De igual modo, los españoles valoran positivamente que se les ofrezca seguridad en su puesto (43%), que éste sea interesante (40%), que el salario sea atractivo (40%) o que la localización sea buena (39%). 
En cualquier caso, el estudio sostiene que cuando se analizan los factores que llevan a alguien a quedarse en una empresa o marchase, se observa que los motivos «tienen distinto peso según cada caso». 
«Este desajuste refleja que la fidelización de los profesionales debe ir más allá de únicamente el sueldo, ya que los trabajadores cada vez valoran más otros beneficios», apunta, tras afirmar que las políticas de employer branding son herramientas que ayudan a aumentar el atractivo de las compañías y a fidelizar a los mejores empleados. 
Este concepto, nacido en Estados Unidos en los años 60 no es otra cosa que la marca de una empresa como empleador. En otras palabras, la imagen que tiene una firma no solo hacia sus clientes sino también hacia su propia plantilla y sobre todo, la que perciben sus candidatos.
Teniendo en cuenta el nivel formativo, los profesionales con educación superior tienen más probabilidad de abandonar una empresa si el trabajo no les supone un reto, mientras que los que cuentan con una titulación media ven como motivo determinante el salario. Por su parte, aquellos con formación básica son los más propensos a cambiar de trabajo debido a la falta de flexibilidad laboral. 
En el extremo contrario, los empleados con educación universitaria son los que más valoran la retribución económica que da la empresa a la hora de quedarse en ella o irse, mientras que los profesionales con formación más básica se muestran muy dispuestos a permanecer en su puesto si la compañía les ofrece un alto grado de seguridad a largo plazo. 
Respecto a la edad, el informe pone en evidencia que una de las razones clave para que los menores de 25 años se mantengan en una misma compañía es la oportunidad de desarrollar la carrera profesional, mientras que para los mayores de 45 es más importante la estabilidad laboral. Por otro lado, para los que tienen entre 25 y 45 años, una «buena» conciliación es lo más importante. 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Ciudad Real se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD